COVID-19: es más riesgoso toser, estornudar y hasta hablar que vapear

COVID-19: Es más riesgoso toser, estornudar y hasta hablar que vapear
Foto: Adobe Stock

Tres investigadores realizaron un estudio que indica que el riesgo de transmisión del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en interiores a través del vapeo no es significativamente mayor que el riesgo asociado con otros tipos de espiración.

Los investigadores Roberto Sussman de México, Eliana Golberstein de Nueva Zelanda y Riccardo Polosa de Italia realizaron un estudio de modelado que sugiere que el riesgo de transmisión del nuevo coronavirus (SARS-CoV-2) en interiores a través del vapeo no es significativamente mayor que el riesgo asociado con otros tipos de espiración.

El SARS-CoV-2 es el agente responsable de la pandemia de la COVID-19. Los autores del estudio examinaron “la plausibilidad, el alcance y los riesgos de la transmisión aérea de patógenos (incluido el virus SARS-CoV-2) a través de gotitas respiratorias transportadas por el aerosol exhalado del cigarrillo electrónico (ECA)”.

En comparación con la exposición a la respiración regular (sin vapear) dentro del ambiente interior, la exposición a la espiración de baja intensidad de un vapeador infeccioso solo aumentó el riesgo de transmisión en un 1% adicional. El riesgo relativo adicional se aumenta entre 5 y 17% para el vapeo de alta intensidad, entre un 40 y 90% al hablar (sin vapear), y más del 200% al toser (sin vapear).

“Vapear es una actividad respiratoria intermitente cuyas velocidades características, diámetros de gotitas y tasas de emisión son comparables con las de la respiración y menores que las de hablar, toser o estornudar”, comentó Roberto Sussman de la Universidad Nacional Autónoma de México en la Ciudad de México, en la presentación junto a sus colegas de Myriad Pharmaceuticals Limited (Auckland) y de la Universidad de Catania (Italia). “Esto implica que, en un espacio interior compartido, vapear solo agrega un riesgo de contagio adicional minúsculo a los riesgos ya existentes de la respiración en reposo y otras actividades respiratorias”.

Vapear y la transmisión aérea del SARS-CoV-2

Uno de los aspectos que hace único y relevante a este estudio es que los autores han investigado la probabilidad de que la transmisión del SARS-CoV-2 pueda ocurrir a través de una ruta espiratoria diferente y no muy tenida en cuenta: el aerosol del cigarrillo electrónico. “Si bien actualmente no hay evidencia objetiva de que los patógenos se hayan propagado a través de esta ruta, es completamente plausible que esto ocurra”, escriben los autores.

Para el estudio, los estilos de vapeo se dividieron en dos categorías principales:
– De baja intensidad o “boca a pulmón” (MTL), que es el más común (entre el 80 y 90% de los usuarios);
– De alta intensidad o “directo a pulmón” (DTL), empleado por una minoría de usuarios.

El modelado del flujo del aerosol del cigarro electrónico exhalado mostró que el vapeo MTL debe emitir un promedio de 2 a 230 gotas por bocanada a una distancia de 1 a 2 metros, mientras que el vapeo DTL debe emitir de varios cientos a 1.000 gotas por bocanada a una distancia de 2 metros.

El equipo calculó el riesgo relativo de contagio de SARS-CoV-2 al vapear en interiores (una actividad espiratoria intermitente) en el hogar o restaurante comparándolo con la respiración en reposo, una actividad espiratoria continua que puede considerarse un escenario de “caso de control”.

Los resultados

En comparación con la respiración en reposo, el vapeo MTL de baja intensidad (160 inhalaciones diarias) solo aumentó el riesgo relativo de transmisión del SARS-CoV-2 en un 1%. Para el vapeo DTL de alta intensidad (160 inhalaciones diarias), el riesgo adicional fue de entre el 5 y el 17%.

Al hablar el 10% del tiempo (6 minutos por hora) el riesgo aumentó en 44%. Al hablar el 40% del tiempo (20 minutos por hora) el riesgo agregado aumentó en 90%. En el caso de la exposición a la tos el riesgo agregado aumentó a más del 260%.

Las recomendaciones

Los investigadores concluyen que el riesgo de contagio de COVID-19 por vapeo en interiores existe y debe ser considerado. Sin embargo, este riesgo debe mantenerse en perspectiva con respecto al riesgo que plantean otras actividades espiratorias.

En lo que respecta a la protección contra el virus SARS-CoV-2, vapear en un escenario doméstico o en espacios sociales no requiere intervenciones adicionales especiales además de las ya recomendadas para la población en general: distancia social y uso de mascarillas, escriben los investigadores.

Igualmente, afirman que “se debe advertir a los vapeadores que estén alerta a las preocupaciones y miedos de los no vapeadores cuando comparten espacios interiores o viviendas o cuando están cerca de otros ciudadanos, y que, como medida de seguridad, usen dispositivos de baja potencia para vapear con baja intensidad. Los vapeadores, sin embargo, merecen la misma sensibilidad, cortesía y tolerancia”, aconseja el equipo. Actualmente, hay una versión del estudio preimpresa en MedRxiv, mientras este se somete a revisión por pares.


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here