El paisaje del vapeo en Reino Unido

El paisaje del vapeo en Reino Unido
Foto: Reviews on Top

El análisis de datos de 10 años de vapeo en Reino Unido permite conocer el comportamiento de los usuarios de cigarrillos electrónicos en el tiempo. Y no da lugar a dudas: el vapeo es una puerta de salida al tabaquismo.

El estudio lo elaboró y publicó Action on Smoking and Health (ASH), una importante organización filantrópica creada en 1971 por el Royal College of Physicians. Para hacerlo, se utilizaron los datos de Smokefree GB, una encuesta realizada anualmente desde 2010. Con los datos de la primavera de 2020 se logró un gran compendio de información que ratifica que vapear es un método eficaz, económico y placentero para dejar de fumar. 

¿Quiénes vapean en Reino Unido?

La encuesta presenta datos muy interesantes. Por ejemplo, responde quiénes son y cómo se comportan los vapeadores en Reino Unido. De acuerdo con el estudio, el 58,9% de los vapeadores entrevistados en 2020 son exfumadores, en una proporción que viene en crecimiento año tras año. Mientras tanto, la proporción de consumidores duales, o sea, que también fuman, disminuye, y llegó a caer al 38,3% en 2020. 

“La proporción de fumadores adultos que nunca habían probado los cigarrillos electrónicos disminuyó rápidamente desde 2010 hasta 2014, y siguió disminuyendo, aunque gradualmente, a partir de 2015. En 2020 fue del 32,4%. Solo el 0,3% de los que nunca han fumado son vapeadores actuales (lo que equivale al 2,9% de los vapeadores), frente al 0,8% en 2019”, informa el documento. También, por primera vez, el uso de cigarrillos electrónicos, que presentaba crecimiento año tras año, disminuyó. Pasaron de ser usados por un 7,1% de la población en 2019 a un 6,3% en 2020.  

La población adulta que utiliza cigarrillos electrónicos en Gran Bretaña llega a 3,2 millones de personas. 2 millones son exfumadores que solo vapean. 1,2 millones son todavía usuarios duales. Y los hallazgos indican que solo el 2% de los vapeadores actuales nunca habían fumado antes.

Entre las razones para consumir cigarrillos electrónicos el 60% de los vapeadores indicó los efectos positivos sobre la salud como “la razón número uno”. El 51% mencionó el placer de vapear y las mejoras en la calidad de vida que le proporcionó el vapeo.

Lo más popular entre los consumidores

Entre las diversas opciones, los sistemas abiertos siguen siendo los preferidos del 77% de los consumidores. El 19% afirmó usar principalmente pods, sistemas de cartuchos, y ese número se mantuvo en el mismo nivel en 2019 y 2020.

La concentración de nicotina ideal en los líquidos para el 67% de los consumidores está entre 1 y 12 miligramos por mililitro. El 24% afirmó preferir entre 13 y 20 mg/ml, y solo el 2% de los usuarios admitió usar más de 21 mg/ml. Cabe recordar que el límite legal de concentración de nicotina es 20mg/ml. Finalmente, el 2% declaró no saber qué cantidad de nicotina utilizaba. Con respecto a los cambios en el tiempo, el 44% dijo que utiliza la misma cantidad desde que empezó a vapear, el 46% que ha disminuido las concentraciones de nicotina y solo el 10% que la ha aumentado a lo largo de los años.

Respecto a la popularidad de las marcas, entre los sistemas cerrados la preferencia del consumidor sigue siendo la misma desde 2018: 20% para Vype, 17% para Blu y 10% para Juul y Logic.

Un método placentero para dejar de fumar

La Encuesta Anual de Población constató que la prevalencia del tabaquismo entre los adultos (mayores de 18 años) en Inglaterra disminuyó en 5,9 puntos porcentuales entre 2011 y 2019. En 2011 fumaba el 19,8% de los adultos; en 2019 este porcentaje cayó al 13,9%. Esto significa que alrededor 2 millones de personas dejaron de fumar en este lapso.

Después de ajustar estadísticamente una serie de posibles factores de confusión, el estudio del “Juego de Herramientas para Fumar” (una serie continua de encuestas mensuales de la población adulta de Inglaterra) mostró una clara asociación entre los cambios en las tasas de cesación tabáquica y la prevalencia del uso del cigarrillo electrónico. 

Si la asociación es causal, los cigarrillos electrónicos fueron responsables del abandono de los cigarrillos de unos 69.930 fumadores adicionales en Inglaterra solo en 2017. Además, estudios como el ensayo controlado aleatorio liderado por el Dr. Peter Hajek mostraron que el vapeo es casi el doble de efectivo que las terapias de reemplazo de nicotina tradicionales, como chicles, inhaladores y parches, para ayudar a los fumadores a dejar de fumar. Esto en un entorno de atención primaria a la salud, como es el Servicio para Dejar de Fumar en Inglaterra.

La influencia de la desinformación sobre la percepción del daño

Desde 2013 ha aumentado significativamente la percepción errónea sobre los riesgos del vapeo en comparación con el tabaco entre la población adulta. Aunque la proporción de quienes afirman no saber cuán dañinos son los cigarrillos electrónicos en comparación con los cigarros combustibles disminuyó del 39% al 22% entre 2013 y 2020, esto no ha sido debido a un aumento en la comprensión exacta de los riesgos relativos. 

La proporción de la población adulta que piensa que los cigarrillos electrónicos son más o igual de dañinos que fumar es cinco veces más alta en 2020 que en 2013. Pasó de un 7% a un 37%.

Entre 2016 y 2019 las opiniones de la población parecieron estabilizarse un poco. Alrededor de un cuarto de la población creía que el vapeo era tan o más dañino que fumar y cerca de la mitad sabía que el vapeo es menos o mucho menos perjudicial que el tabaco. 

Sin embargo, en 2020 las percepciones han cambiado notablemente con el aumento de la proporción de personas que piensa que los cigarrillos electrónicos son más perjudiciales que el tabaco (37%) y la menor proporción que cree que los cigarrillos electrónicos son menos o mucho menos perjudiciales (39%). 

Una posible explicación de este cambio en la percepción pública es el impacto de la cobertura mediática de un brote de una grave lesión pulmonar, denominada EVALI, en Estados Unidos. El número de hospitalizados por EVALI en ese país llegó a su punto máximo en septiembre de 2019 y hasta febrero de 2020 el CDC había contabilizado 2.807 casos de hospitalización y 68 muertes.

La causa de este brote de lesiones pulmonares no eran los tradicionales cigarrillos electrónicos para el consumo de nicotina. El motivo, identificado pocos meses después y admitido por los órganos de salud estadunidenses, fue la ingesta de acetato de vitamina E, utilizado para adulterar productos de THC (marihuana) que circulaban en el mercado ilícito. Sin embargo, los detractores del vapeo aprovecharon la situación para impulsar masivamente la cobertura equivocada de muchos medios de comunicación acerca del brote. Estos medios relacionaron EVALI con el uso de vaporizadores, ocasionando una epidemia de desinformación en la población. 

Vea el documento completo de ASH: Hoja informativa: uso de cigarrillos electrónicos (vape) entre adultos en Gran Bretaña. Octubre de 2020.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here