El político y el cigarrillo electrónico

El político y el cigarrillo electrónico
Foto: Adobe Stock

Teniendo en cuenta la cantidad de desafíos que enfrenta la industria del cigarrillo electrónico, debemos estar preparados para una crisis. Pero no soy más que una persona para decir esas cosas.

El representante estadounidense Raja Krishnamoorthi, demócrata por Illinois, envió una carta al Dr. Stephen M. Hahn, comisionado de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA). Allí solicita que todos los productos de cigarrillos electrónicos se eliminen del mercado a la luz de la pandemia COVID-19.

Krishnamoorthi escribió su carta, citando un nuevo estudio publicado en el Journal of Adolescent Health. Este cubre los resultados de una encuesta nacional en línea de adolescentes y adultos jóvenes, de 13 a 24 años, realizada hasta mayo de 2020. Los resultados clave indican que, en esta muestra, un diagnóstico de COVID-19 era muy probable para los usuarios de cigarrillos electrónicos. Al menos cinco veces más probable. Los usuarios duales tienen siete veces más probabilidades.

“La ciencia es ahora: los usuarios de cigarrillos electrónicos tienen muchas más probabilidades de ser diagnosticados con COVID-19 y experimentar síntomas”, escribió Krishnamoorthi a Hahn. “Si bien no escribimos hoy para abordar la seguridad de los cigarrillos electrónicos para fumadores adultos luego de la propagación mortal de COVID-19, es evidente que la epidemia de vapeo juvenil ha combinado fuerzas con la pandemia de Coronavirus, creando un enemigo mucho más mortal que exige acción de la FDA”.

También solicita a Hahn: “En vista de que este estudio nacional demuestra nuestros peores temores, reitero respetuosamente mi llamado a la FDA para que limpie el mercado de todos los cigarrillos electrónicos durante la crisis del Coronavirus. Es el único camino responsable hacia adelante”.

El buen representante cita un estudio como la prueba científica “fundamental” detrás del espectro de daños introducido por el uso de cigarrillos electrónicos y cigarrillos entre los jóvenes durante la pandemia de COVID-19. Vapear y fumar puede irritar los pulmones y exacerbar aún más la oportunidad de contraer una enfermedad respiratoria potencialmente mortal, como la enfermedad del nuevo Coronavirus. Sin embargo, todavía no hay justificación para presionar por políticas que impactarían directamente en la salud de los usuarios adultos que usan productos libres de humo, como los cigarrillos electrónicos, para evitar fumar cigarrillos, especialmente cuando la ciencia no está necesariamente “resuelta”.

Mis amigos de Inside Sources (donde también soy colaborador) entrevistaron a Michael Siegel de la Facultad de Salud Pública de la Universidad de Boston, profesor de ciencias de la salud comunitaria y médico capacitado en medicina preventiva. Siegel les dijo que los mensajes anti-reducción de daños contra el tabaco afectan la capacidad y la credibilidad de las instituciones de salud pública que trabajan para contrarrestar el rápido ritmo de la enfermedad del nuevo Coronavirus.

“Es absolutamente cierto que si más activistas de salud pública hubieran adoptado los cigarrillos electrónicos en lugar de oponerse a ellos y se hubiera alentado a más fumadores a cambiar, habría menos mortalidad por COVID-19 hoy”, dijo Siegel en su entrevista de Inside Sources.

Esta es una creencia profunda.

Sin embargo, mi mente se inquieta fácilmente. Ha pasado mucho tiempo desde que adorné las páginas de Vaping Post a través de la palabra escrita. Los acontecimientos del mundo han experimentado un giro catastrófico, especialmente en lo que respecta al estado de la economía.

Salvo estos tiempos de carga política excesiva, estamos atascados en la víspera de la fecha límite de la vía regulatoria de las solicitudes de tabaco previas a la comercialización de la Administración de Alimentos y Medicamentos, que es el 9 de septiembre de 2020. Esta ya es una extensión de la fecha límite que se estableció para el 12 de mayo de este año por orden de un magistrado federal.

Sin embargo, el Tribunal de Distrito de los EE. UU. para el distrito de Maryland cambió la fecha límite del 12 de mayo permitiendo a la FDA y a numerosos fabricantes de cigarrillos electrónicos y productos de vapeo unos meses más para intentar cumplir con los mandatos del Tribunal y la Ley de Control del Tabaco de 2009. La ley, naturalmente, otorgó a la FDA el poder de regular todo tipo de productos de consumo que contienen nicotina y tabaco, incluidas las alternativas a los cigarrillos combustibles como vaporizadores, snus y dispositivos que no se queman como IQOS.

Aunque estoy divagando. Teniendo en cuenta la cantidad de desafíos que enfrenta la industria en general, debemos estar preparados para una crisis. Pero no soy más que una persona para decir esas cosas.


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Publicación original: https://www.vapingpost.com/2020/08/12/the-politician-and-the-e-cigarette/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here