Expertos de 26 países a favor de la reducción de daños por tabaquismo

Alianza de 55 expertos y doctores de 26 países a favor de la Reducción de Daños por Tabaquismo
Foto: www.nosmokesummit.org

“En una era de progreso cada vez más acelerado y de innovaciones tecnológicas cada vez más vanguardistas, están surgiendo nuevos enfoques basados ​​en alternativas potencialmente más seguras que los cigarrillos para los fumadores que, por diversas razones, no pueden dejar de fumar. Esta categoría de fumadores no debe ser abandonada por las políticas de control del tabaco. Cuando es imposible no fumar, cambiar a productos menos peligrosos tiene un efecto positivo en la salud de muchos fumadores”. Eso manifestó la Asociación Internacional para el Control del Tabaquismo y la Reducción de Daños (SCOHRE).

Este es el corazón del manifiesto fundador de SCOHRE, una asociación internacional de 55 expertos del sector médico y científico formada oficialmente el 25 de septiembre, al finalizar la III Cumbre Internacional sobre Reducción de Daños. Según los expertos, las estrategias de control del tabaquismo deberían incluir más el concepto de reducción de daños. Este contempla el uso de todo el espectro de productos, desde cigarrillos electrónicos hasta dispositivos que calientan el tabaco sin quemarlo, ahora en el mercado.

“En el caso de los cigarrillos –señaló durante la cumbre David Sweanor de la Universidad de Ottawa– sabemos desde hace décadas que fumar es mortal y que la gente fuma por la nicotina, pero muere por fumar. De aquí surge la posibilidad de que las personas que buscan nicotina recurran a otros productos menos peligrosos”.

Se amplía el espectro de la reducción de daños

Entre los países que están implementando nuevas leyes para maximizar el potencial de estos nuevos dispositivos para fumadores se encuentra Grecia, que acaba de aprobar una nueva legislación que permite la comunicación sobre la reducción de riesgos de los fumadores con declaraciones probadas científicamente. La disposición prevé un proceso de autorización para evaluar los productos y la vigilancia postcomercialización, según el modelo de la FDA. Esta última autorizó recientemente la comercialización del IQOS de Philip Morris, un producto de tabaco calentado, y del snus, que consiste en almohadillas de tabaco y nicotina para colocar debajo del labio. Calificó a ambos como “productos de tabaco de riesgo modificado”.

La propagación del snus en los países del norte de Europa, como Suecia, ha llevado a las tasas más bajas de enfermedades relacionadas con tabaquismo (como el cáncer de pulmón y oral) y a tasas de tabaquismo de alrededor del 5% de la población total. 

En cuanto a Italia, los datos publicados recientemente por la Agencia de Aduanas parecen confirmar la tendencia de este país a abandonar los cigarros de combustión. “En los últimos 4 años, la demanda general de tabaco ha disminuido en aproximadamente 2,4 millones de kg (-3,05% en comparación con 2016); leemos principalmente debido a la reducción en el consumo de cigarros (- 10,28% en volumen desde 2016). Parte de esta pérdida puede deberse a un efecto sustitución, en orden de relevancia, del tabaco de inhalación sin combustión, puritos y tabaco cortado” (ANSA).

El manifiesto afirma que “el año pasado se incrementó el número de autoridades reguladoras que ahora permiten la venta de productos con riesgo potencial reducido, permitiendo a los ciudadanos una información adecuada sobre los beneficios y riesgos de estos dispositivos”. Al mismo tiempo reconoce que el debate sobre estos temas “todavía está en una etapa temprana” y que “se necesitan más investigaciones y publicaciones sobre estos dispositivos”, y se plantea como objetivo generar “más oportunidades para informar a los responsables políticos, reguladores y a la población sobre los beneficios de un nuevo enfoque”.

SCOHRE tendrá su sede en Bruselas y pretende ser un punto de referencia “autorizado e independiente” en el debate sobre políticas de reducción de daños y control del tabaco. Los fundadores señalan que “no aceptarán patrocinio de la industria tabacalera”, pero que la asociación “estará disponible para aceptar estudios o investigaciones en los eventos de SCOHRE que también lleguen al mundo de las empresas o instituciones”.

Grecia abre el camino

En las políticas de control y reducción del tabaco “no puede haber un solo camino que apunte al rigor” hacia el consumidor. Es necesario construir en el mundo “una nueva estrategia que involucre opciones de salud pública”. Las nuevas posibilidades ofrecidas en este cambio de paradigma, incluidos los dispositivos de riesgo reducido, fueron el foco de una sección en el segundo y último día de la Cumbre Científica sobre Reducción de Daños del Tabaco de este año promovida por la Universidad de Tesalónica y la Universidad de Patras en Grecia. Este país ha aprobado recientemente una nueva ley que diferencia aún más los productos que no son de combustión de los convencionales.

Según explicó el experto Ioannis Faropoulos, la nueva legislación griega sobre el tabaquismo se basa en 4 pilares:
1. Prevención;
2. Protección de la población contra el tabaquismo pasivo;
3. Asistir a quienes quieren dejar de fumar en centros especializado, y
4. Evaluar nuevos dispositivos con el principio de reducción de daños.

La ley griega es especialmente llamativa por el papel promotor que jugó el Ministerio de Salud griego, una anomalía en el contexto de la Unión Europea. Además, dio varias ideas a los involucrados en el sector. Apunta a una nueva forma de comunicar la reducción de riesgos. De hecho, permite la comunicación a los fumadores adultos de declaraciones científicamente probadas, trata sobre diferentes tipos de productos sin combustión ya en el mercado y los que pueden llegar en el futuro. Cubre todos los tipos de riesgo: riesgo o daño reducidos, exposición y toxicidad reducidas. También establece normas científicas que justifican varios tipos de riesgo e incluye disposiciones sobre la vigilancia poscomercialización.

Dispositivos de riesgo reducido en las políticas de control del tabaco

El perentorio “deja de fumar o morir” con el que algunos médicos todavía intentan convencer a los pacientes sobre los riesgos relacionados con los cigarrillos “no funciona y hay que cambiarlo”. Esta es la sugerencia de David Khayat, expresidente del Instituto Nacional del Cáncer y jefe de oncología médica de la Clinique Bizet (París).

“Como médico, no puedo aceptar “parar o morir” como la única opción que se le ofrece a un paciente que fuma. Recuerdo que el 64% de los diagnosticados de cáncer siguen fumando –añade el oncólogo–. Algunos países han abandonado la estrategia de “parar o morir” e introducen dispositivos de riesgo reducido en las políticas de control del tabaco, obteniendo resultados. (…) En 1990, el primer factor de riesgo de cáncer reconocido a nivel mundial fue fumar. En 2017 todavía se fuma. Los cigarrillos tradicionales contienen más de 6 mil sustancias químicas y partículas ultrafinas, 93 de las cuales la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) encuentra como potencialmente dañinas. La mayoría, alrededor de 80, son cancerígenos o potencialmente cancerígenos”. Por lo tanto, la comunidad científica y médica “debería desempeñar un papel más importante para convencer a los responsables de la formulación de políticas de que reconsideren e innoven las estrategias de control del tabaco”, dice el oncólogo.

“Debemos aceptar, sin embargo, que algunos niveles de nuestro mal comportamiento son inevitables –señala Khayat–. Por lo tanto, el objetivo debe ser reducir al mínimo los daños que las personas sufren como resultado de elecciones poco saludables, y no limitar su comportamiento porque esto significa limitar la libertad y no es una forma viable de avanzar. Los médicos, que a menudo no proporcionan pruebas científicas a sus pacientes sobre las mejores opciones deben cambiar de paradigma y poner al paciente en el centro. Como profesionales se lo debemos a nuestros pacientes”.

Por otra parte, Andrzej Fal, presidente de la Sociedad Polaca de Salud Pública, destacó que “hay que dar una segunda opción a quienes quieren dejar de fumar y los dispositivos de riesgo reducido pueden ayudarnos y también pueden tener un impacto desde el punto de vista económico en los costes relacionados con las comorbilidades de fumar”.

Karl Lund, investigador del Instituto Noruego de Salud Pública, informó del caso del snus, el tabaco de mascar muy utilizado en los países escandinavos que ha mostrado resultados como una alternativa a dejar de fumar. “La entrada del snus en Noruega ha reducido el consumo de cigarrillos en el grupo de edad entre los 16 y los 30 años –subraya en su informe– y ha producido una ganancia neta para la salud pública”.

Desde España llegó el testimonio de Fernando Fernández Bueno, cirujano oncólogo del Hospital Central de la Defensa Gómez Ulla (Madrid). “Debemos ayudar a los tomadores de decisiones a escuchar y darles las soluciones más sencillas –resaltó en las conclusiones–. Luego debemos explicarles a los médicos de familia que existen dispositivos que pueden ayudar a sus pacientes a dejar de fumar”.

“El tabaquismo sigue representando el factor de riesgo más importante de enfermedad cardiovascular y cáncer. Los cigarrillos electrónicos son productos de riesgo modificado que pueden mejorar las tasas de abandono y ayudar en el camino del desprendimiento de los cigarrillos tradicionales”. Así lo subrayó Giuseppe Biondi Zoccai, profesor de cardiología en el Departamento de Ciencias Médico-Quirúrgicas y Biotecnologías de la Universidad Sapienza de Roma.

Zoccai, quien estudia los efectos sobre el sistema vascular de los productos sin humo y presentó algunos informes sobre investigaciones realizadas y proyectos futuros, recordó cómo los cigarrillos electrónicos “pueden tener efectos sobre las funciones cardiovasculares, tanto agudas como a largo plazo”. Por ello su uso “solo debe considerarse en sujetos con bajo riesgo cardiovascular y en un momento preciso”.

Desconfianza injustificada

En Estados Unidos ha habido una “fuerte y rápida disminución” en el consumo de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes. Konstantinos Farsalinos, profesor de la Universidad King Abdulaziz (Arabia Saudita) e investigador de la Universidad de Patras (Grecia), uno de los estudiosos más prolíficos de los efectos de los cigarrillos electrónicos, destacó esto en su intervención en el primer día de la tercera conferencia científica.

Según el experto, este descenso está vinculado a la estela de Evali, la enfermedad pulmonar asociada al cigarrillo electrónico, que provocó, según datos del CDC de Estados Unidos actualizados en febrero de 2020, 2.807 hospitalizaciones y 68 muertes. La epidemia ha “asustado a la población”. Pero sobre este fenómeno “ha habido una mala comunicación no solo de los medios, sino de la ciencia, que ha afectado a los cigarrillos electrónicos de forma inapropiada”. El propio Farsalinos, junto a otros colegas, pidió la retractación de un estudio sobre cigarros electrónicos e infarto de miocardio con “errores evidentes”.

Farsalinos afirma que “la mayoría de la gente cree que los cigarrillos electrónicos son los responsables del EVALI” a pesar de que según las investigaciones de la CDC “el acetato de vitamina E está fuertemente vinculado a Evali”. Las personas creen esto incluso aunque la evidencia encontrada hasta ahora no es “todavía suficiente”, ya que aún “no es posible decir si el THC o sustancias similares pueden haber tenido su papel en la epidemia”.

Sin embargo, existe evidencia epidemiológica que indica un camino diferente. “Los cigarrillos electrónicos se han generalizado durante décadas y millones de personas en los EE. UU. y en todo el mundo los han usado. En todos estos años nunca ha habido una epidemia de enfermedades pulmonares en ningún país. Entonces, de repente, esta grave enfermedad respiratoria se extendió entre adolescentes y adultos jóvenes solo en Estados Unidos”, recordó Farsalinos. Luego destacó que el número de personas que dejaron de fumar usando cigarrillos electrónicos “aumentó en 2015-2017 en comparación con 2012-2014” y que “los cigarrillos electrónicos tienen el doble de éxito en ayudar a los fumadores a cesar con respecto a productos como parches o chicles”.

Una propuesta concreta

En la lucha contra el tabaquismo “se podría incrementar la accesibilidad a dispositivos de bajo riesgo centrándose en una fiscalidad proporcional a los efectos producidos. Por tanto, los productos más peligrosos, como los cigarrillos, deberían tener una fiscalidad más elevada que los dispositivos de bajo riesgo”. Esta es la propuesta lanzada por David T. Sweanor. “Hoy en día existen nuevas tecnologías que pueden ayudarnos a deshacernos de los cigarrillos tradicionales. Tenemos esta extraordinaria oportunidad y también la capacidad de transformar, en poco tiempo, el negocio de los cigarrillos en algo completamente diferente”.


Publicación original: https://www.quotidianodelsud.it/nazionale/societa-e-cultura/salute-e-assistenza/2020/09/30/fumo-esperti-chiedono-piu-attenzione-a-riduzione-del-danno/

Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here