¿Por qué son desacertadas las críticas de los grupos contra la reducción de daños?

De atrás para adelante
Foto: Adobe Stock | Edición: Vaping Today

Muchas organizaciones en contra de la reducción de daños por tabaco acusan a los defensores de estos métodos de ser organizaciones fachada. ¿Por qué esta posición es equivocada y nociva?

Como hemos visto con el libro de jugadas de Trump, sembrar teorías de conspiración en los medios es el último suspiro de los desesperados. Esta es una táctica preferida por todas las organizaciones en contra de la reducción de daños contra el tabaco. Para ellas, cualquier persona que apoye la reducción de daños debe, por definición, estar en el bolsillo de las grandes tabacaleras o ser parte de una ‘organización de fachada’.

Una organización de fachada es un organismo creado y controlado por otra organización. Esta pueden trabajar para el grupo principal sin que sus acciones se atribuyan a dicho grupo, lo que les permite ocultarse de la vista del público. 

Los servicios de inteligencia y grupos como la Cienciología tienen una larga trayectoria en la creación de organizaciones de fachada. Estas organizaciones parecen ser independientes y no mencionan al organismo principal, pero están totalmente controladas por “el padre”, a menudo con miembros o exmiembros en la junta. Por implicación, las organizaciones fachada son cuerpos oscuros y siniestros, cuyas actividades a veces pueden navegar cerca de las fronteras de la legalidad.

Difamar y vilipendiar a los grupos de consumidores que buscan simplemente promover la salud pública basada en la evidencia es barato y despreciable.

Falsas acusaciones

Los grupos de consumidores a favor de la reducción de daños y otros organismos a menudo son acusados ​​de ser organizaciones fachada de la industria tabacalera. Históricamente, la industria estableció al menos una organización de fachada: el Consejo Asesor del Tabaco, que hizo todo lo posible para socavar la verdadera ciencia sobre el tabaco combustible.

Pero difamar y vilipendiar a los grupos de consumidores que buscan simplemente promover la salud pública basada en la evidencia es barato y despreciable. Por supuesto, especialmente para los grupos de campañas contra el tabaco en los Estados Unidos (zona cero de estas tácticas), su razón de ser se está esfumando a medida que las tasas de tabaquismo entre adultos y jóvenes continúan cayendo. 

En lugar de buscar apoyar nuevas formas de ayudar a los fumadores a dejar los cigarrillos, han encontrado nuevas formas de gastar grandes cantidades del dinero de otra persona (pista: comerciante muy adinerado) mientras actúan en contra de todos los principios de salud pública. 

Sin duda, la llegada del VIH y las subsecuentes campañas de sexo más seguro aumentaron las ganancias de Durex. Pero realmente no recuerdo que aquellos en la comunidad gay que buscaran promover prácticas sexuales seguras y salvar vidas fueran acusados ​​de ser parte de ‘organizaciones de fachada’ para Big Condoms (fabricantes de condones). 

Aquellos en la comunidad de consumidores de drogas que buscaban promover prácticas de inyección más seguras y terapias sustitutivas de opioides tampoco fueron acusados ​​de ser la fachada de los fabricantes de jeringas o de las compañías farmacéuticas que suministran metadona.

El número de usuarios de productos de nicotina más seguros alcanzó los 100 millones en 2020.

Como en los orígenes del activismo para la reducción de daños por drogas y por VIH, era la comunidad de fumadores, que conocía muy bien los peligros del tabaquismo, la que buscaba la salida y, al mismo tiempo, seguía disfrutando de la nicotina tanto como disfrutaba del café de la mañana. Los grupos de consumidores continúan proliferando en todo el mundo ahora que el número de usuarios de productos de nicotina más seguros alcanzó los 100 millones en 2020, muy por encima de las previsiones más optimistas del mercado.

¿Por qué la reducción de daños tiene sentido?

Llamar a estos grupos ‘organizaciones de fachada’, y por implicación (a diferencia de las agencias anti reducción de daños) bien financiados, es completamente ridículo. La mayor parte del activismo del consumidor en todo el mundo está a cargo de pequeñas organizaciones y muchas personas que trabajan desde casa en su tiempo libre sin recibir dinero. Son frentes para nadie más que para los millones de fumadores a los que se les niega el acceso a productos que pueden salvar vidas.

En la lucha contra el VIH, relacionado con el sexo y las drogas, existía una relación sana entre la salud pública y los intereses comerciales. Nadie fue un ‘frente’ para nadie más, sino que hubo una interacción perfectamente transparente en la que las empresas patrocinaban conferencias y publicaciones con el fin de ayudar a difundir el mensaje sobre la reducción de daños. Por supuesto, existía un interés propio mutuo. Pero para la mayoría de estas empresas los productos beneficiosos para los esfuerzos de reducción de daños por el VIH y los medicamentos eran una fracción de su negocio general.

Lo mismo se aplica a la reducción del daño del tabaco. A pesar de los desvaríos de quienes niegan la reducción de daños por tabaquismo, toda la ciencia independiente la apoya en todas sus manifestaciones. Hay intereses mutuos entre los consumidores y la industria, pero una vez más: los productos relevantes de reducción de daños por tabaquismo son simplemente un nicho dentro de una cartera de productos más amplia y mucho más lucrativa de la que, en este caso, el mundo podría prescindir.

Existe un estereotipo que retrata a quienes participan en el “trolling” en línea como jóvenes con sobrepeso, sentados en ropa interior comiendo pizza frente a una pantalla ubicada en el sótano de la casa de sus padres. Los activistas anti reducción de daños deberían dejar de buscar conspiraciones y organizaciones tapadera y volver a comprometerse con lo que se supone que deben hacer: abordar la epidemia de tabaquismo mientras reducen la cantidad de pizza. Pero, atrozmente, dicen algo como esto:

https://tobaccocontrol.bmj.com/content/early/2020/11/06/tobaccocontrol-2020-055889

Autor: Harry Shapiro

Publicación original: https://nicotinepolicy.net/blogs/harry-shapiro/4049-harry-s-blog-106-back-to-front


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here