Tabaco (fuera de) control

Tabaco
Imagen: Adobe Stock | Adaptación: Vaping Today

¿Son totalmente confiables todas las publicaciones científicas acerca del daño del tabaco y en contra de la reducción de daños? Hay ejemplos que indican que no es así.

La COVID ha acelerado la velocidad de las noticias falsas en todo el mundo para el deleite de los peligrosos y los delirantes. En esos momentos, se podría perdonar al lego por pensar que, cuando los medios de comunicación citan artículos “revisados ​​por pares”, las revistas de publicación en las que aparecen serían un oasis de evidencia imparcial y probidad. La expectativa es que los editores tengan suficiente seriedad para eliminar aquellos artículos que nunca deberían ver la luz del día. Si solo fuera cierto.

Richard Smith es el exeditor del British Medical Journal. Al dejar su puesto, escribió un libro refrescantemente honesto titulado El Problema con las Revistas Médicas. Allí comentó la calidad de muchas investigaciones que logran publicarse, a menudo después de múltiples rechazos, y citó a Drummond Rennie, editor adjunto del Journal of the American Medical Association, quien observó:

“No parece haber ningún estudio demasiado fragmentado, ninguna hipótesis demasiado trivial, ninguna cita bibliográfica demasiado sesgada o egoísta, ningún diseño demasiado deformado, ninguna metodología demasiado torpe, ninguna presentación de resultados demasiado inexacta, ningún análisis demasiado egoísta, ningún argumento demasiado circular, sin conclusiones demasiado triviales o injustificadas, y sin gramática y sintaxis demasiado ofensivas para que un artículo acabe impreso”.

Hay numerosos ejemplos de la ciencia falsa a la que se refiere Rennie esparcidos por la literatura sobre el control del tabaco, mientras se lucha por encontrar tantas malas noticias como sea posible sobre la reducción del daño del tabaco.

Un artículo cuestionable

La situación empeora. A medida que los antireduccionistas de daños contra el tabaco se encuentran cada vez más en el lado equivocado de la historia, recurren a los cansados ​​tropos sobre la influencia de la industria. Ya es bastante malo que estas tonterías aparezcan en sus propios comunicados de prensa, trinos, blogs e informes. Ahora, en un golpe de suprema ironía, un “estudio” financiado por Bloomberg se ha abierto camino hasta la misma publicación subsidiaria del British Medical Journal, Tobacco Control.

Los autores afirman que los grupos de consumidores que hacen campaña por el derecho a la salud son (bostezos) los perros corredores de Big Tobacco (BT). ¿Qué evidencia proporcionaron los autores? Esta declaración insinúa una respuesta: “No encontramos evidencia de que las personas afiliadas a INNCO o sus organizaciones miembros sean financiadas por la FSFW (Fundación para un mundo libre de humo) o por TI (industria del tabaco) directamente”. Entonces, ¿por qué publicar esta “investigación original” en primer lugar?

Basan sus argumentos espurios en la cantidad de trinos enviados por activistas de los consumidores durante la reunión de la COP 8 del CMCT en 2018. A los consumidores que están a favor de la reducción del daño del tabaco –de hecho, a cualquiera que defienda esta opción válida de salud pública– se les niega el acceso a la reunión de la COP y a menudo se les excluye de otros espacios internacionales externos. No es de extrañar, entonces, que los consumidores recurran a las redes sociales (gratuitas) para que se escuche su voz, aunque solo sea entre sus propios lectores.

La idea que se promociona en este artículo es que BT de alguna manera está orquestando dicha actividad para “interrumpir” una reunión internacional de alto nivel sobre el control del tabaco a la que asistieron ministros de salud y funcionarios de docenas de países. ¿Trinos? ¿De verdad? Para citar a John MacInroe, “no puedes hablar en serio”. En su respuesta, la autora principal pregona la apertura y la transparencia (en contraste con esos consumidores tortuosos) al citar a Bloomberg Philanthropies como el financiador. Todo esto revela que el “estudio” lo financió una organización abiertamente hostil a la reducción del daño del tabaco. Nada que celebrar aquí.

También están las respuestas a afirmaciones tan ridículas.

Problemas de fondo

Lamentablemente, Cancer Research UK, con un historial de apoyo a la reducción del daño del tabaco, ha apoyado este trabajo. Y lo atacaron con razón:

  • Carta de NNA a CRUK, quejándose de su financiación parcial, de que hayan difundido en Twitter el documento de actividad de la COP8 y dejando las cosas claras: los consumidores no son secuaces de la industria tabacalera.

En su sitio web, el BMJ declara con orgullo entre sus valores que “mejorar la atención médica requiere información independiente e imparcial” y que “las mejores decisiones dependen de la mejor evidencia”. Hay muy poca evidencia de que estos valores se cumplan en este caso.

Pero hay un problema más serio en juego aquí. Las ventas de cigarrillos ya han aumentado en los EE.UU. (zona cero y financiador de la mayor parte de la retórica de reducción de daños contra el tabaco) y Corea del Sur a medida que se estrecha la soga en torno a la disponibilidad de productos de vapeo. ¿Los autores de artículos como ese quieren ver un aumento en el uso de cigarrillos? Si no es así, deberían pensar dos veces esta lucha gratuita por conspiraciones, aunque parece ir acompañada de cheques gordos.

De nuevo Glantz

“Existen opiniones divergentes sobre si es legítimo citar un artículo retractado. Algunos argumentarían que, cualquiera que sea el motivo de la retractación, debería eliminarse del registro científico”.

Y mientras nos revolcamos en el fondo oceánico de la ciencia, viene ese hombre, Glantz, de nuevo, aunque indirectamente esta vez. En 2019, Glantz y un coautor publicaron un artículo que afirmaba que el vapeo causaba ataques cardíacos. Trascendió que la cohorte del estudio de exfumadores sufrió problemas cardíacos antes de comenzar a vapear. La revista se vio obligada a retractarse involuntariamente del artículo, lo que llevó a Glantz a afirmar que esto había sucedido debido a la “influencia” de la industria. Como es habitual lo hizo a través de inferencias en lugar de algo parecido a la evidencia.

Los autores de este artículo reciente sobre el riesgo cardíaco potencial para los vapeadores de metales citaron la referencia en su artículo: Bhatta DN, Glantz SA. Uso de cigarrillos electrónicos e infarto de miocardio entre adultos en la evaluación de la población de EE. UU. Sobre el tabaco y la salud. J Am Heart Assoc. 2019; 8: e012317.

Este estudio poblacional utilizó datos de la encuesta Population Assessment of Tobacco and Health Wave 1 para mostrar que el uso de cigarrillos electrónicos está asociado con un mayor riesgo de infarto de miocardio. Una limitación del estudio es que hay pocos participantes que solo usaron cigarrillos electrónicos sin fumar cigarrillos tradicionales en el pasado o en el presente. Cabe señalar que este manuscrito se ha retirado debido a la presión de la industria del vapeo, pero los hallazgos y la comprensión de las limitaciones del estudio siguen siendo relevantes.

De esto surgen dos cuestiones. Existen opiniones divergentes sobre si es legítimo citar un artículo retractado. Algunos argumentarían que, cualquiera que sea el motivo de la retractación, debería eliminarse del registro científico. Punto. Otros adoptan un enfoque más matizado al decir que se debe examinar el motivo de la retractación. Puede haber problemas de derechos de autor en lugar de problemas metodológicos o puede que no todo el documento retirado esté en disputa. Un aspecto del artículo puede seguir siendo válido en relación con el artículo en el que se cita posteriormente. En este caso, sin embargo, está bastante claro que toda la premisa del artículo de Glantz era defectuosa y no debería haber sido publicada ni citada.

Pero incluso si los autores del nuevo artículo pensaban que había algún mérito en el artículo de Glantz, citar el motivo de la retractación como una simple respuesta a la presión de la industria, cuando ni Glantz ni nadie más ha proporcionado una pizca de evidencia, es inaceptable en un artículo científico. Los editores nunca debieron permitir que sucediera.

Publicación original: Harry’s Blog 107: Tobacco ‘out of’ Control


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here