El vapeo ayuda a dejar de fumar y a no recaer

El vapeo ayuda a dejar de fumar y a no recaer
Foto: Adobe Stock

El vapeo no solo ayuda a dejar de fumar, sino a prevenir recaídas en el largo plazo. Esto concluyó un estudio realizado por investigadores de la Universidad de East Anglia (Reino Unido) que analizó a un grupo de exfumadores que recayó en el consumo de cigarros combustible.

El estudio “Patrones reportados de vapeo para apoyar la abstinencia de fumar a largo plazo: una encuesta transversal de una muestra de conveniencia de vapeadores” se publicó en la revista científica Drug and Alcohol Review y contó con la participación de cinco investigadores de la Universidad de East Anglia (UEA).

Los investigadores examinaron una muestra de 371 usuarios con experiencia en vapeo y abstinencia y/o recaída en el tabaquismo. Los participantes completaron una encuesta transversal en línea acerca de los cigarrillos electrónicos. Los factores asociados con la recaída en el tabaquismo se examinaron mediante múltiples modelos de regresión lineal y logística.

Se encontró que, a diferencia de quienes intentaron dejar de fumar usando otros métodos, los vapeadores no consideraban que su intento de dejar de fumar había terminado o fracasado por reincidir en el cigarrillo combustible. Los autores del artículo relatan que, si bien los vapeadores ocasionalmente pueden recaer en el fumado, “no lo ven como si el juego terminara”. De hecho, vapear les ayuda a no tener una recaída total. Así, los hallazgos sugieren que el vapeo no solo ayuda a dejar de fumar, sino también a prevenir recaídas a largo plazo.

Los resultados

La mayoría de los participantes eran fumadores abstemios de largo plazo autorreportados (86,3%) y con la intención de continuar vapeando. La mayoría empezó a usar cigarrillos electrónicos con un kit de inicio tubular (45,8%) o con “vaporizadores parecidos a cigarros” (38,7%) antes de pasar a un dispositivo de tanque abierto (89%). 

Debido a la falta de datos, gestionados mediante la eliminación por pares, solo se incluyeron alrededor de 70 participantes en algunos de los análisis principales. Aquellos que usaban un vaporizador de tanque abierto o un kit de inicio parecían menos propensos a recaer que los que usaban un “vaporizador parecido al cigarro” (tanque abierto vs. cig-a-like OR = 0.06, IC del 95%: 0.01–0.64, p = 0.019). 

Hubo una asociación inversa entre la concentración inicial de nicotina usada en el cigarro electrónico y la recaída, interactuando con el tipo de dispositivo (OR = 0,79, IC del 95%: 0,63-0,99, p = 0.047). Esto sugiere que el riesgo de recaída puede haber sido mayor al comenzar con una concentración baja de nicotina en el cigarrillo electrónico o el “vaporizador parecido a un cigarro”. Los participantes informaron haber pasado de cig-a-likes con sabor a tabaco a dispositivos de tanque abierto con sabores de frutas/dulces/alimentos.

“los cigarrillos electrónicos son realmente importantes para ayudar a las personas a mantenerse libres de humo, al sustituir los aspectos físicos, psicológicos y sociales del tabaquismo”

Vapeo y recaídas

La investigadora principal, Dra. Caitlin Notley, comentó: “Queríamos saber qué sucede cuando las personas que han cambiado a vapeo vuelven a fumar. Es realmente importante entender esto para que podamos desarrollar consejos, orientación y apoyo para ayudar a las personas a mantenerse libres de humo a largo plazo, especialmente porque volver a fumar cigarrillos es muy dañino”.

Del cohorte original, entrevistaron a 40 exfumadores que habían cambiado a vapear. Aproximadamente la mitad confesó haber tenido breves recaídas en el consumo de tabaco o el uso dual prolongado. Descubrieron que esto era más probable durante situaciones sociales, como ir al pub o a fiestas.

A pesar de esto, el equipo encontró que los vapeadores piensan en las recaídas de manera diferente que quienes han elegido otras modalidades para dejar de fumar.

“En el pasado, un breve lapso de tabaquismo casi siempre conducía a una recaída total, y las personas generalmente se sentían fracasadas por tener un desliz. Pero esto fue antes de que la gente comenzara a cambiar al vapeo”, agregó el Dr. Notley. “La diferencia es que algunos vapeadores pensaban que un cigarrillo rara vez estaba ‘permitido’. Para otros, un cigarrillo no intencional los hizo decidirse aún más a mantener la abstinencia en el futuro. De cualquier manera, no necesariamente condujo a una recaída total en el hábito de fumar”. 

“El vapeo ofrece un sustituto placentero, social y psicológico de los cigarrillos”

Debido a que el vapeo es una alternativa más placentera, la investigación encontró que una recaída total en el tabaquismo no es inevitable cuando las personas fuman un cigarrillo alguna vez.

“Ha habido muchas teorías sobre el proceso de recaída en el tabaquismo después de los intentos de dejar de fumar. Pero todos estos se remontan a la época anterior al vapeo. Esta nueva evidencia nos hace cuestionar la utilidad de ese entendimiento ahora que tanta gente está optando por cambiar al vapeo. Para los exfumadores, el vapeo ofrece un sustituto placentero, social y psicológico de los cigarrillos. [De este modo] altera poderosamente la amenaza de recaída. Es posible que sea necesario revisar el antiguo consejo de ‘ni una bocanada'”.

“Los cigarrillos electrónicos son la ayuda más popular para dejar de fumar en el Reino Unido. Nuestra investigación anterior ha demostrado que los cigarrillos electrónicos son realmente importantes para ayudar a las personas a mantenerse libres de humo, al sustituir los aspectos físicos, psicológicos y sociales del tabaquismo.”


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here