¿Hay una epidemia de vapeo juvenil en EE. UU.? Los datos dicen que no

¿Existe una epidemia de vapeo juvenil en EE. UU.? Spoiler: Datos dicen que ¡No!
Foto: Adobe Stock

Scott Gotlieb, antiguo comisionado de la FDA, dejó la agencia gubernamental y 83 días después se unió a la gigante Pfizer. Antes de su controversial retiro anunció que en Estados Unidos se había gestado una epidemia de vapeo juvenil. Para hacer esta afirmación se basó en la divulgación parcial de datos de la encuesta NYTS 2017-2018. 

En 2018 Scott Gottlieb, entonces comisionado de la FDA, anunció que había una “epidemia de vapeo juvenil”en Estados Unidos. Dicha afirmación la criticaron múltiples profesionales de salud y activistas de todo el mundo. Un estudio financiado por el Cancer Research UK analizó los datos que sustentaban el enunciado de Gottlieb, y (no muy) sorprendentemente concluyó: “Encontramos un enorme abismo entre la visión de una epidemia de uso de cigarrillos electrónicos que amenaza con envolver a una nueva generación en la adicción a la nicotina y la realidad de la evidencia contenida en el NYTS”.

Los medios de comunicación difundieron el anuncio como si fuera información incontestable. Esto a pesar de que la entidad gubernamental impidió el acceso a los datos para que pudieran analizarse. La liberación parcial de los datos ocurrió solo hasta finales de noviembre de ese año. Una de las primeras personas que verificó la inconsistencia de los datos y denunció la irresponsabilidad del anuncio de Gottlieb fue Clive Bates, exdirector de Acción sobre Tabaquismo y Salud (Reino Unido) y actual director de The Counterfactual. Bates es, además, uno de los más reconocidos defensores de la reducción de daños. Al respecto del anuncio de Gottlieb dijo: 

“Si bien existe cierta urgencia por comprender un fenómeno emergente, esta no es una razón para publicar datos excesivamente limitados y selectivos al respecto. Muy por el contrario, la preocupación crea un imperativo para comprender completamente lo que está sucediendo y, por lo tanto, exige la liberación de tantos datos como sea posible lo antes posible”.

La apertura completa de los datos solamente se hizo hasta marzo de 2019 por iniciativa de la agencia Center for Disease Control (CDC). En esta información se incluyeron datos que rivalizaban con la posición alarmista de la FDA y la presunta “epidemia de vapeo juvenil”.

¿Qué dicen los datos?

Estudiantes de secundaria, Encuesta nacional sobre el tabaco entre los jóvenes, 2018

20,8%Proporción de estudiantes que usaron un cigarrillo electrónico alguna vez en los últimos 30 días
27,6%Proporción de vapeadores que son vapeadores habituales (≥20 días al mes)
72,4%Proporción de vapeadores que no son vapeadores habituales (<20 días al mes)
58,6%Proporción de vapeadores que son usuarios ocasionales (≤9 días por mes)
80,3%Proporción de vapeadores que no habían consumido tabaco anteriormente y que son consumidores ocasionales (≤9 días)
89,5%Proporción de vapeadores habituales que consumieron tabaco anteriormente
87,9%Proporción de vapeadores habituales que fumaron anteriormente
10,5%Proporción de vapeadores habituales que nunca han consumido tabaco
12,1%Proporción de vapeadores habituales que nunca fumaron
5,7%Proporción de estudiantes que son vapeadores regulares (≥20 días por mes)
5,3%Proporción de estudiantes que vapearon y nunca habían consumido otros productos de tabaco
0,6%Proporción de estudiantes que fueron vapeadores regulares y nunca usaron productos de tabaco

Según Clive Bates, estos datos lanzan los siguientes puntos:

  1. Gran parte de la epidemia de vapeo juvenil se debe al uso ocasional. Casi la mitad (48,7%) vapea 5 días o menos al mes (es decir aproximadamente una vez por semana), y aumenta al 58,7% si se habla de vapear 9 días o menos en el último mes. Entre el 26% de los vapeadores que no habían consumido otros productos de tabaco, el uso ocasional, de 5 días o menos al mes, aumenta al 71,2% y de 9 días o menos llega al 80,3%. Es difícil ver cómo este uso ocasional o irregular puede convertirse en una epidemia de adicción a la nicotina. 
  2. Como espero que quede claro: el área más preocupante es la de aquellos usuarios ingenuos de tabaco que comienzan a vapear y se convierten en usuarios habituales. Solo el 0,6% de los estudiantes de secundaria entran en esta categoría. Incluso con este grupo, no podemos saber si algunos de estos usuarios habrían seguido fumando sin el vapeo como opción.
  3. La otra historia, más positiva, es que el vapeo regular (al menos 20 días al mes) está dominado por personas que habían fumado anteriormente. 8 de cada 9 (88%) de los vapeadores regulares habían fumado anteriormente. Para estos usuarios hay una historia positiva: el vapeo es una variación de su consumo de tabaco y podría proporcionar una protección a largo plazo contra el tabaquismo, que es el comportamiento de riesgo real.

El doctor Brad Rodu, profesor de medicina en la Universidad de Louisville en Kentucky y científico senior en el Centro Oncológico James Graham Brownen, corrigió en su blog la postura alarmista de la FDA. Afirmó que, “en resumen, la citada epidemia de vapeo en adolescentes involucra no a tres millones de jóvenes, sino a 95.000 adolescentes menores de edad que vapearon con frecuencia pero nunca consumieron otros productos de tabaco antes, o el 0,6% de los 14,8 millones de estudiantes de secundaria del país”.

El Reino Unido se refiere al tema

Los profesores Martin Jarvis y Robert West y el doctor Jamie Brown del Departamento de Ciencias del Comportamiento y Salud del University College London realizaron un estudio cofinanciado por Cancer research UK. En este estudio abordaron el aumento del uso de vaporizadores de nicotina en jóvenes en Estados Unidos. El título fue: “¿Epidemia de adicción a la nicotina en los jóvenes? ¿Qué revela la Encuesta Nacional de Tabaco en Jóvenes sobre el uso de cigarrillos electrónicos en la escuela secundaria en los EE. UU.?”. Los investigadores del Reino Unido se dieron a la tarea de analizar el uso de cigarrillos electrónicos y, además, la dependencia de estos según la NYTS en relación con el historial de uso de productos de tabaco durante toda la vida. 

Los autores concluyeron que los datos del NYTS no respaldan las afirmaciones de una nueva epidemia de adicción a la nicotina derivada del uso de cigarrillos electrónicos. Tampoco sustentan las preocupaciones de que la disminución de la adicción al tabaco en los jóvenes pueda revertirse después de años de progreso. A su vez, notaron que entre los usuarios actuales de cigarrillos electrónicos que nunca habían probado productos de tabaco las respuestas apuntaban sistemáticamente a una dependencia mínima.

Según los investigadores, encontraron “un enorme abismo entre la visión de una epidemia de uso de cigarrillos electrónicos que amenaza con envolver a una nueva generación en la adicción a la nicotina y la realidad de la evidencia contenida en el NYTS”. En el Reino Unido, país que promociona los cigarrillos electrónicos para fumadores como método de cesación y reducción de daños, vigilan el uso de los dispositivos por parte de menores de edad y han identificado que dicho número es menor al 1%.


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here