Los fanáticos antinicotina solo se preocupan por la ciencia cuando dice lo que quieren

Los fanáticos anti-nicotina solo se preocupan por la ciencia cuando dice lo que quieren
Foto: Adobe Stock

A los oponentes de los productos de vapeo de nicotina les gusta reclamar el terreno científico superior. Durante años han afirmado que no hay suficiente evidencia sobre los riesgos a largo plazo asociados con los cigarrillos electrónicos o su efectividad para dejar de fumar. Pero, incluso cuando surgieron pruebas que respaldaban la relativa seguridad y eficacia de los cigarrillos electrónicos, los opositores se opusieron. Cada estudio fue descartado por tener defectos, limitaciones o autores con conflictos de intereses reales o imaginarios. De repente olvidan su compromiso con la evidencia de alta calidad cuando se trata de estudios que dicen lo que los oponentes quieren escuchar.

El 11 de agosto, investigadores de la Universidad de Stanford publicaron los resultados de una encuesta en línea sobre el consumo de tabaco entre los jóvenes y los síntomas y pruebas de COVID-19 autorreportadas. Las encuestas abiertas en línea con participantes anónimos son intrínsecamente poco confiables, especialmente en temas tan controvertidos como el vapeo juvenil, que puede atraer a “tramposos” con la esperanza de influir en los resultados. No obstante, si los autores del estudio son honestos acerca de estas limitaciones, las encuestas de este tipo aún pueden proporcionar alguna información.

Eso no parece ser lo que sucedió en este caso. Como dijo el comunicado de prensa de Stanford y numerosos medios de comunicación repitieron (aparentemente sin leer el estudio), los participantes que dijeron que alguna vez usaron los cigarrillos electrónicos eran cinco veces más propensos a dar positivo para COVID-19. Y los que reportaron alguna vez haber vapeado y haber fumado fueron siete veces más propensos a dar positivo que aquellos que dijeron que nunca habían consumido tabaco. Pero, según lo que informaron, sus conclusiones tienen poco sentido.  

Resultados dudosos

En primer lugar, el estudio informa haber encontrado una asociación entre el uso “alguna vez”, pero ninguna asociación con el uso reciente de cigarrillos electrónicos y la prueba positiva de COVID-19. ¿Por qué, digamos, darle una calada al Juul de un amigo hace un año pondría a las personas en mayor riesgo de contraer el virus que el uso diario de cigarrillos electrónicos? Los autores no ofrecen una respuesta real para este hallazgo inverosímil. Suponiendo que los resultados no sean completamente falsos, una explicación plausible podría ser que las personas inclinadas a experimentar con productos de tabaco están más inclinadas a asumir riesgos en general. De este modo, es menos probable que se adhieran al distanciamiento social y tienen más probabilidades de participar en comportamientos que aumentan el riesgo de contraer COVID-19.

Además, los autores no ajustaron los resultados en función de las tasas de prueba. Es decir, si un grupo se evaluó mucho más que otro, se esperaría que el grupo con más pruebas tuviera más casos confirmados. Y ese es exactamente el escenario informado por este estudio. El 17,5 por ciento de los participantes que dijeron que alguna vez habían usado cigarrillos electrónicos informaron haber recibido una prueba de COVID-19 en comparación con el 5,7 por ciento de los que no consumían tabaco.

Al calcular el riesgo basándose solo en aquellos que recibieron las pruebas de COVID-19, los usuarios de cigarrillos electrónicos eran en realidad un poco menos propensos que los que nunca los usaron a dar positivo en la prueba. De hecho, según los resultados del estudio, los usuarios recientes de cigarros tradicionales o cigarrillos electrónicos tenían muchas menos probabilidades de reportar resultados positivos para la enfermedad que aquellos que informaron haberlos usado en un pasado distante. Esto lleva a la conclusión contradictoria de que si alguien usa un producto de tabaco estaría mejor (al menos con respecto a COVID) si continuara fumando o vapeando que si dejara de fumar*. Y estos son solo algunos de los muchos problemas que los expertos dentro y fuera del campo de la investigación del tabaco han planteado sobre el estudio.

Conflictos de intereses

Además de los resultados paradójicos y los métodos dudosos, hay preguntas sobre los conflictos de intereses de los autores. En particular, Bonnie Halpern-Felsher, la investigadora principal del estudio, se describe a sí misma como activista antivapeo. Ella es uno de los miembros fundadores de la junta asesora del grupo de presión antivapeo, Parents Against Vaping E-cigarettes (PAVe), y el estudio que escribió fue financiado en parte por una subvención del NIH asignada a Stanton Glantz, uno de los más destacados y abiertos opositores de una nicotina más segura. Luego está el hecho de que Halpern-Felsher es miembro del consejo editorial de la revista que publicó el estudio. Un estudio que pasó por el proceso de revisión por pares y se publicó en menos de tres semanas. 

Ninguna de estas limitaciones, preguntas o problemas evidentes impidió que los oponentes a los cigarrillos electrónicos se aferraran al estudio y lo citaran como base para una acción federal inmediata. A las pocas horas de la publicación, el representante Raja Krishnamoorthi envió una carta al comisionado de la FDA, Stephen Hahn, pidiéndole que “limpiara el mercado de todos los cigarrillos electrónicos” debido al supuesto aumento del riesgo de COVID-19. Aproximadamente una semana después, nueve senadores demócratas enviaron una carta similar al secretario de Salud y Servicios Humanos, Alex Azar, instando a su agencia a despejar el mercado de todos los cigarrillos electrónicos sin sabor a tabaco.

Pero un solo estudio, incluso uno de la más alta calidad y confiabilidad, es evidencia insuficiente para decidir la política pública. Como los opositores a los cigarrillos electrónicos suelen notar rápidamente, los estudios individuales deben verse en el contexto más amplio de la literatura de investigación sobre un tema. Al menos, este es el tipo de argumento que hacen los oponentes a los cigarrillos electrónicos en respuesta a estudios que muestran la seguridad y efectividad relativas de los cigarrillos electrónicos.

* Este resultado en realidad coincide con los cientos de estudios, realizados en todo el mundo, que han encontrado que los fumadores están significativamente subrepresentados en las poblaciones positivas a COVID-19, un hallazgo que ha llevado a algunos a lanzar ensayos clínicos que prueban el papel potencial de la nicotina para ofrecer alguna protección contra la enfermedad.

Publicación original: https://cei.org/blog/anti-nicotine-zealots-only-care-about-science-when-it-says-what-they-want


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here