La interferencia extranjera en Filipinas contra el vapeo

La interferencia extranjera en Filipinas contra el vapeo
Foto: The Boston Globe

Un experto médico invitó a la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Filipinas a basar las regulaciones propuestas sobre el vapeo y el tabaco calentado en la ciencia, no en la ficción. La razón es que la agencia gubernamental admitió haber recibido fondos de organizaciones extranjeras antitabaco, específicamente de The Union y Bloomberg Initiative. 

El Dr. Lorenzo Mata Jr., presidente del grupo activista de cesación tabáquica llamado “Quit For Good”, envió un comunicado al medio Inquirer, un portal de noticias de Filipinas. Allí afirma que “la ciencia –y hay una gran cantidad de estudios seleccionados y revisados ​​por pares– debería ser la base de la regulación. No una agenda política o ideológica”.

La controversia

En octubre de 2020 la FDA participó en dos consultas virtuales públicas para presentar las directrices generales propuestas para la regulación de los cigarrillos electrónicos y de los productos de tabaco calentados. Durante el evento los miembros del Congreso, incluyendo a la representante de Nueva Écija Estrellita Suansing, cuestionaron y llevaron a la FDA a admitir que había recibido fondos de The Union y Bloomberg Initiative. Estas son organizaciones filantrópicas con sede en Estados Unidos que lideran una cruzada mundial en contra de los productos de reducción de daños. 

La Organización Mundial de la Salud ha concedido ante el Congreso de Filipinas que los cigarrillos electrónicos son sustancialmente menos dañinos que los cigarrillos.

El vicepresidente y representante de Ilocos Sur, Deogracias Víctor Savellano, solicitó suspender la consulta en curso y se comprometió a presentar una resolución para una investigación del Congreso en toda regla. La investigación sería sobre un probable conflicto de intereses en la FDA, financiada por grupos antitabaco extranjeros. “Vamos a presentar una resolución para una investigación sobre este asunto. Parece que nos estamos engañando a nosotros mismos aquí. Es hora de hacer preguntas y saber quiénes son estas personas. Pero las están ocultando”, dijo Savellano.

Reacciones ante el conflicto de interés

Mata señaló que su grupo participó en la consulta pública de la FDA “esperando una discusión sólida y sustancial sobre ciencia, no ficción”. Pero dijo: “nos invitaron a una consulta ridícula, un mero ejercicio de marcar la casilla por el simple hecho de sostener una. Hemos estado aconsejando a la FDA que la regulación debe basarse en el perfil de riesgo de los productos”, agregó. “Cuanto mayor es el riesgo para la salud, más estricta es la regulación, no al revés. De hecho, la Organización Mundial de la Salud ha concedido ante el Congreso de Filipinas que los cigarrillos electrónicos son sustancialmente menos dañinos que los cigarrillos. Entonces, ¿por qué regularlos igual que los cigarrillos?”.

Según la misma declaración, Joey Dulay, presidente de la Asociación de la Industria de Cigarrillos Electrónicos de Filipinas (PECIA), lamentó la actitud de algunas personas hacia los sistemas alternativos de administración de nicotina. “La industria del vapeo está siendo tratada injustamente. No somos el enemigo aquí. Los cigarrillos combustibles que provocan 88.000 muertes al año son nuestro enemigo común. ¿Por qué vapear se trata peor que fumar?”.

Para remarcar su opinión, Mata citó uno de los requisitos de las pautas de la FDA: “revisé la disposición de evaluación documental previa a la solicitud (PADE) y lamento decir que no es una vía diferente a la que la FDA propone para los HTP (productos de tabaco calentado) y los productos de vapor”, dijo Mata. “Este es exactamente el mismo proceso por el que pasaría un medicamento o un producto médico. Estos productos no son productos farmacéuticos ni nada parecido. Por lo tanto, PADE no debe aplicarse a productos HTP o Vapor”, agregó.

Esto es vergonzoso y escandaloso. Un organismo regulador filipino que recibe dinero de empresarios estadounidenses para redactar un conjunto de regulaciones que ni siquiera pueden aprobar en su propio país.

Algunas de las disposiciones de las directrices propuestas por la FDA, según Dulay, son casi imposibles de cumplir. “Los pequeños jugadores serán expulsados ​​del negocio y los nuevos jugadores encontrarán extremadamente difícil ingresar al sector”, dijo.

Mata señaló que hay “un conflicto de intereses aquí. Por lo tanto, estamos obligados a creer que la industria está siendo tratada injustamente por la FDA en este sentido, la razón ahora de estas pautas casi imposibles”, continuó. “Todo el mundo aquí pide justicia y protección de los intereses de todos los interesados, especialmente de aquellos a quienes se destinaron estos productos”.

“Esto es vergonzoso y escandaloso. [Se trata de] un organismo regulador filipino que recibe dinero de empresarios estadounidenses para redactar un conjunto de regulaciones que ni siquiera puede aprobar en su propio país”, agregó Mata. “La prohibición del tabaco no funcionó en los EE. UU. Y quieren que se imponga en el país donde más de 2 millones de filipinos dependían del tabaco para su sustento”.

Lo llamó un “estado lamentable” para una industria que ofrece a 16 millones de fumadores filipinos una alternativa al tabaco combustible: “el producto más mortífero del mercado”.  

“¿Qué pasa con el millón de usuarios filipinos de vaporizadores a quienes les resultó difícil dejar de fumar y se han cambiado a lo que las crecientes evidencias dicen que es la mejor alternativa? ¿Quiere la FDA que vuelvan a fumar cigarrillos?”, preguntó Dulay.

“Estas son las opiniones que queremos ofrecer a la FDA, si tan solo escucharan genuinamente a las partes interesadas”, concluyó Mata.


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here