Las grandes tabacaleras avanzan poco hacia la reducción de daños

Las grandes Tabacaleras avanzan poco hacia los productos de bajo riesgo
Foto: Smoking Room

“Se necesitan más cambios para acabar con el fumado y salvar vidas”. Esta es la conclusión del Índice de transformación del tabaco, un trabajo que demuestra que la mayoría de las 15 tabacaleras más grandes del mundo no ha logrado avanzar hacia productos de reducción de daños.

El primer Índice de transformación del tabaco, que se publicó esta semana y fue financiado por la Fundación por un Mundo Libre de Humo (Foundation for a Smoke-Free World), encontró que la mayoría de las 15 compañías tabacaleras más grandes no está haciendo un progreso sustancial hacia la eliminación gradual de los cigarrillos y otros productos de tabaco de alto riesgo. En consecuencia, no han tenido éxito en promover la transición de los fumadores hacia productos alternativos de riesgo reducido. El documento concluye que la mayoría de las empresas no se ha comprometido a reducir los daños causados ​​por el tabaco. 

El objetivo del Índice de transformación del tabaco es estimular la presión externa y la competencia de la industria. Ambas son necesarias para eliminar la combustión del mercado de los cigarros. Con 1.300 millones de consumidores de tabaco en el mundo, de los cuales 8 millones mueren anualmente por enfermedades relacionadas con el tabaco, hay mucho en juego para la salud mundial. La cesación tabáquica en los adultos y los métodos de reducción del daño podrían reducir las muertes en las próximas dos décadas.

El Índice de Transformación del Tabaco se desarrolló entre 2019 y 2020 a través de una revisión de investigación cuantitativa y cualitativa realizada con subvenciones recibidas de la Fundación Euromonitor International. El estudio se hizo con la orientación de un panel asesor independiente y un programa global de participación de las partes interesadas organizado por la firma asesora SustainAbility. El Índice 2020 se basa en una evaluación de 35 indicadores clave durante el período 2017-2019. El análisis se actualizará cada dos años. 

Resultados del análisis

En el Índice de transformación del tabaco se clasificó a las 15 tabacaleras más grandes del mundo (que representan casi el 90% de las ventas mundiales de cigarros) según su desempeño relativo y su compromiso y transparencia para lograr un progreso material en el apoyo a la reducción del daño del tabaco.

El Índice de 2020 evaluó las actividades de las empresas tabacaleras de 2017 a 2019 relacionadas con:
– Estrategia y gestión;
– Venta de productos;
– Asignación de capital;
– Oferta de productos;
– Marketing, y
– Lobby y activismo.

La empresa Swedish Match, que vendió su negocio de cigarros en 1999, ocupó la primera posición en la clasificación general.

“Inspirado por el éxito que han demostrado los índices que se centran en otros sectores, el objetivo del Índice de transformación del tabaco es estimular la presión externa y la competencia de la industria necesaria para eliminar la combustión del mercado de los cigarrillos, acelerar el cambio y reducir las enfermedades innecesarias, la muerte y la miseria que causa a tanta gente”, dijo el Dr. Derek Yach, presidente de Foundation for a Smoke-Free World. 

“La sociedad y los grandes inversores institucionales, como los bancos y los fondos de pensiones, que representan el 85% de la inversión en las empresas tabacaleras que cotizan en bolsa, tienen la influencia necesaria para impulsar a la dirección de las empresas tabacaleras a promover medidas que mejoren enormemente la salud”.

El progreso de la industria no es suficiente

En 2019, 13 de las 15 empresas tabacaleras evaluadas generaron al menos el 95% de sus ventas netas con productos de tabaco de alto riesgo, incluidos los cigarrillos. En 2019 las ventas de productos de riesgo reducido de Swedish Match representaron el 44% de sus ventas netas. A esta empresa la siguieron Philip Morris International con el 19% y British American Tobacco y KT&G con el 5% cada una.

Durante el período 2017-2019, 8 de las 15 empresas asignaron el 10% de su capital o menos a la investigación y desarrollo de productos de riesgo reducido versus productos de alto riesgo. Durante este mismo lapso varias empresas, incluidas British American Tobacco, Japan Tobacco, Philip Morris International y KT&G Corp., adquirieron principalmente negocios de cigarros. Estas adquisiciones se hicieron con frecuencia en países de ingresos bajos y medianos (PIBM), donde las tasas de tabaquismo son más altas.

En las seis empresas que se comprometieron públicamente con la reducción de daños, entre el 30% y el 55% de sus presupuestos de marketing todavía se dedicaban a productos de alto riesgo, incluidos los cigarros. “Las compañías tabacaleras todavía están gastando una cantidad significativa de sus presupuestos de marketing en productos de alto riesgo y, si bien unas pocas han aumentado su enfoque en la prevención del acceso de los jóvenes, el impacto de estas políticas aún no está claro”, dijo el Dr. Yach.

El progreso general en la reducción del tabaquismo y el uso de productos de tabaco sin humo tóxico sigue siendo frustrantemente lento en todo el mundo. Para acelerar el progreso se necesitan nuevas estrategias y herramientas para complementar los esfuerzos en curso de control del tabaco. Un esfuerzo concertado para transformar la industria tabacalera mundial por medio de una estrategia de reducción del daño causado por el tabaco podría reducir los riesgos actuales para la salud de los usuarios y, finalmente, podría ayudarlos a dejar de fumar por completo.

El tabaco estatal se destina a la venta de cigarros

Se descubrió que 9 de las 15 empresas tabacaleras más grandes del mundo no tenían un compromiso activo con la reducción del daño del tabaco o, incluso, anunciaron objetivos para aumentar la producción y las ventas de productos de tabaco de alto riesgo. En este grupo están China National Tobacco Corp. (CNTC), Vietnam National Tobacco Corp. y la Autoridad del Tabaco de Tailandia, empresas cien por ciento estatales. Otras empresas, como Eastern Tobacco Co. (51%), Japan Tobacco (33%) e ITC Ltda. (24%) tienen participaciones gubernamentales parciales. CNTC, el mayor fabricante y comercializador de cigarros del mundo, controla alrededor del 44% del mercado mundial de cigarrillos.

Un nuevo informe de investigación, Contradicciones y conflictos del académico Daniel Malan, encontró que casi el 50% del mercado mundial de cigarros combustibles está controlado por gobiernos que suscribieron el Convenio Marco de la Organización Mundial de la Salud para el Control del Tabaco (CMCT) y también son propietarios de empresas tabacaleras. El CMCT está diseñado para reducir la oferta y la demanda de tabaco y mejorar la salud pública. 

De las 6 empresas del Índice con algún grado de propiedad estatal, 5 se encuentran en la mitad inferior de la clasificación. Si las empresas tabacaleras estatales adoptaran la reducción de los daños causados ​​por el tabaco, podrían tener un impacto significativo en la salud de sus ciudadanos al tiempo que abordan las necesidades fiduciarias a largo plazo de manera saludable.

Comercio inequitativo

Las empresas que ofrecen productos de riesgo reducido centran ese esfuerzo en los países de ingresos altos y medianos, donde las tasas generales de tabaquismo son más bajas y las ventas de cigarrillos están disminuyendo. Tres grandes multinacionales (British American Tobacco, Japan Tobacco y Philip Morris International) ofrecen productos de riesgo reducido en 15 países de ingresos medios-altos contemplados en el Índice 2020. Sin embargo, sus alternativas de riesgo reducido llegan solo a 3 países de ingresos bajos-medianos (PIBM).

“Este primer Índice de Transformación del Tabaco refuerza que esta industria se encuentra al comienzo de un largo viaje. El verdadero progreso vendrá cuando veamos que todas las empresas tabacaleras eliminan gradualmente sus negocios de cigarros combustibles. Para que esto sea posible, los gobiernos deben implementar regulaciones más inteligentes que apoyen la transición, y la OMS debe apoyar activamente la reducción del daño del tabaco. Las prohibiciones, como el llamado de “The Union” (La Unión) para prohibir la venta de cigarrillos electrónicos y productos de tabaco calentados en los países de ingresos bajos y medianos no son la respuesta y solo impiden el progreso”, dijo el Dr. Yach.

Para obtener más información acerca del Índice visite TobaccoTransformationIndex.org.


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here