Tienda de vapeo demanda a Canadá

Vape Shop contra Canadá en los tribunales
Foto: CBC.ca

Los propietarios de un negocio de vapeo en Dartmouth, Nueva Escocia, están demandando a la provincia por las restricciones a la venta de líquidos de vapeo con sabores diferentes a tabaco. La solicitud a la Corte Suprema alega interferencia a los derechos constitucionales.

En una solicitud presentada a la Corte Suprema de Nueva Escocia, Canadá, la tienda The Cloud Factory Vape Shop Inc. describe lo que considera violaciones a la Carta Canadiense de Derechos y Libertades en tres leyes provinciales.

La provincia de Nueva Escocia hizo enmiendas a las leyes y reglamentos provinciales que afectan la comercialización de los mal llamados “cigarrillos electrónicos”. Estas enmiendas entraron en vigor en mayo de 2020. Entre ellas están incluidas una prohibición a los sabores diferentes al tabaco y un límite en la cantidad de nicotina que puede contener un líquido para vaporizador. El tope de nicotina ahora es de 20 mg por mililitro. Además, la aplicación de los impuestos ahora se basa en el volumen del e-liquid. 

Razones equivocadas

Preocupados porque el vapeo podría ser una puerta de entrada al tabaquismo, los reguladores han justificado las restricciones y nuevas medidas como un intento de frenar el uso por parte de los jóvenes. El argumento es que se debe evitar el aumento aparentemente dramático en los hábitos de vapeo de esta población. Y esta idea se basa en un estudio científico. Sin embargo, luego de que se tomara la súbita medida, se identificó que el estudio citado presentaba errores y equivocaciones.

Los autores admitieron las fallas y confirmaron que no había un cambio significativo en el uso de productos de tabaco entre jóvenes. Según explicaron, “en el estudio original publicado en BMJ, cambios en la prevalencia de fumado en los pasados 30 días entre 2017 y 2018 en Canadá fueron reportados como 10.7% a 15.5% (un aumento estadístico significativo). Estos fueron revisados y reponderados como 10.7% a 10% (ningún cambio significativo)”. 

El doctor Konstantinos Farsalinos se pronunció en Twitter acerca del estudio:

“ERRATUM MASIVO: un estudio sobre la juventud en Canadá que reportó elevadas tasas de fumadores ahora reporta que las tasas de fumadores calculadas estaban equivocadas. ¡Su revisión no encontró ningún incremento en las tasas de fumadores! Los resultados del estudio fueron presentados al gobierno y filtrados a los medios de comunicación 7 meses antes de su publicación (¡¡debido a los preocupantes hallazgos!!). Pero el resumen original sigue informando de los resultados erróneos, y la corrección está disponible en un suplemento…”.

Nueva Escocia, ahora tiene una de las regulaciones más estrictas del condado. La empresa de vapeo que se encuentra en el proceso legal argumenta que los adultos que están tratando de dejar de fumar se ven injustamente afectados.

El derecho a la vida, la libertad y la seguridad 

La solicitud judicial utiliza el ejemplo de Edward George William MacEachern, copropietario de The Cloud Factory Vape Shop y solicitante en el caso. MacEachern se describe como un exfumador de hace mucho tiempo que dejó de fumar con ayuda del vapeo.

La aplicación argumenta que, al limitar el acceso a los productos de vapeo, las reglas de la provincia perjudican el derecho a la vida, la libertad y la seguridad de la persona. La solicitud subraya que la prohibición de los sabores en el vapeo, que fue realizada como una enmienda a la Ley de Acceso al Tabaco, “priva de manera irrazonable a los adultos de una parte importante de su método para dejar de fumar”.

Restricciones arbitrarias

En la solicitud también se cuestionan:

– La inclusión del vapeo en la Ley de lugares libres de humo, y
– Los cambios a la Ley de ingresos, que dicta los impuestos aplicados al vapeo y que ahora son 0.50 dólares canadienses por cada mililitro. 

Los solicitantes argumentan que los cambios recientes a esas leyes son “arbitrarios” y no están dirigidos a los jóvenes, como supuestamente pretende la provincia.

Acerca de la Ley de lugares libres de humo, que prohíbe fumar en interiores y evita que los clientes prueben productos de vapeo en tiendas especializadas, los solicitantes dicen que “cualquier impacto positivo que esta ley pueda tener en las tasas de vapeo o tabaquismo de los jóvenes es enormemente desproporcionado frente al daño a aquellos que razonablemente buscan usar el vapeo para dejar de fumar”.

En cuanto al gravamen a los productos de vapeo, los solicitantes argumentan que tomar como base el volumen, en lugar de la concentración de nicotina, infla los costos y “podría poner precio a los fumadores adultos que usan productos de vapeo para el propósito previsto… [Este cambio] cedería la ventaja del mercado a las compañías tabacaleras e incentivaría a los fumadores a continuar o volver a fumar tabaco”.

Salven el vapeo en Nueva Escocia

Edward MacEachern creó en julio la campaña “Save Vaping in Nova Scotia” (Salven el vapeo en Nueva Escocia) para recaudar fondos mediante la plataforma GoFundM. Hasta el momento ha logrado recaudar $106,525. Una nota en la página de la campaña dice que se recaudaron otros $27,000 en una campaña anterior. La descripción de la recaudación en la plataforma virtual dice que el desafío judicial “es nuestro último recurso para salvar la industria en Nueva Escocia”.


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here