Cómo Estados Unidos difunde falsos temores sobre el vapeo

Cómo Estados Unidos difunde falsos temores sobre el vapeo
Imagen: eltiempo.com
Michelle Minton

Los profesionales de la salud en el mundo están centrados correctamente en la amenaza del virus SARS-CoV-2 en este momento. Mientras tanto, otra amenaza multinacional se ha extendido insidiosamente. El alarmismo sobre los productos de vapeo de nicotina (también conocidos como cigarrillos electrónicos) ha infectado a un número creciente de gobiernos en todo el mundo, haciendo que las autoridades eviten la ciencia, la lógica y la naturaleza humana.

Debido al pánico ciego, no tienen en cuenta la evidencia indiscutible de que darles a los fumadores acceso legal al vapeo de nicotina puede salvar millones de vidas. En cambio, adoptan políticas prohibicionistas que mantendrán a las personas fumando y muriendo. El principal culpable de la propagación de esta psicosis masiva es, lamentablemente, Estados Unidos.

He escrito extensamente sobre agencias, organizaciones benéficas de salud y activistas que han orquestado la campaña del miedo y la duda en torno a los cigarrillos electrónicos, productos que incluso los defensores notorios contra el vapeo, como el profesor Stanton Glantz de la Universidad de California en San Francisco, admiten que son sustancialmente menos tóxicos que fumar. Yo y otros hemos analizado los beneficios financieros y profesionales que impulsan la campaña para prohibir los productos de vapeo de nicotina, incluso mientras los cigarrillos mortales permanecen disponibles libremente. Aquí, analizaré los métodos por los cuales estas entidades cultivan y exportan el alarmismo de los cigarrillos electrónicos en todo el mundo.

Los tres actores principales en el discurso público de la tragicomedia sobre los cigarrillos electrónicos son: representantes de agencias gubernamentales, activistas de salud pública y los medios de comunicación. Los medios de comunicación han actuado principalmente como un megáfono para agencias y activistas del gobierno, parloteando y ampliando la narrativa difundida por ellos. Esta publicación se centrará principalmente en cómo los activistas contra el tabaco, dentro y fuera del gobierno, crearon y vendieron esas narrativas.

Trucos estadísticos

Las autoridades en los Estados Unidos se han convertido en pioneras en el arte del hocus pocus estadístico. Se las arreglaron para transformar la evidencia limitada sobre las tendencias cambiantes en el vapeo entre los jóvenes en una supuesta prueba de una crisis de uso de nicotina en toda regla. Y, como cualquier buen mago, realizar este truco a menudo implica una mala dirección. En el caso de las estadísticas, esta mala dirección a menudo se logra mediante:

  • Centrarse en los datos que suenan más aterradores;
  • Usar el lenguaje más aterrador para describir datos; e
  • Ignorar o minimizar detalles que ponen los datos en un contexto menos aterrador.

Un buen ejemplo es la forma en que el gobierno, los medios de comunicación y los activistas contra el vapeo utilizaron los resultados de la Encuesta Nacional de Tabaco Juvenil (NYTS) de 2018, una encuesta a estudiantes de secundaria y preparatoria administrada anualmente por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

Meses antes de que se hicieran públicos los datos del NYTS 2018, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) anunció que los resultados mostraron que el vapeo juvenil se había convertido en una “epidemia”. Los medios repitieron la información, según lo dicta la FDA, una y otra vez para que, cuando se liberaran finalmente los resultados, apenas importara lo que la encuesta realmente mostrara. La narrativa había sido puesta en la mente del público: los adolescentes ahora estaban vapeando nicotina en proporciones epidémicas. Por supuesto, una vez que los investigadores finalmente pudieron analizar los datos encontraron poco más que humo y espejos.

Resaltar los datos más aterradores. Los medios de comunicación, desde Fox News hasta National Public Radio, anunciaron en los titulares, con alguna variación del tema de discusión, que entre 2017 y 2018 el vapeo juvenil se había duplicado y ahora uno de cada cinco jóvenes usaba productos de vapeo de nicotina. Esto generó preocupación pública e interés en resolver el problema que, por supuesto, era el objetivo.

Sin embargo, lo que ni la FDA ni los medios destacaron fue que este punto de datos solo se refería a la cantidad de estudiantes que informaron sobre cualquier vapeo en los 30 días anteriores a la encuesta. Si bien podría significar que algunos de esos jóvenes estaban vapeando nicotina todos los días, también significaba que una parte podría haber vapeado solo una vez, tal vez por primera vez, y nunca más. Eso es lo que un examen posterior de los datos encontró. La gran mayoría de los jóvenes que informaron “vapear” en el NYTS lo hicieron unos pocos días. De hecho, menos del 1 por ciento de los estudiantes menores de edad que nunca fumaron reportó vapear regularmente.

Usar un lenguaje aterrador. En 2017, el 11.7 por ciento de los estudiantes informaron sobre cualquier uso de cigarrillos electrónicos en el último mes en la NYTS. En 2018, ese número aumentó al 20.8 por ciento, un aumento del 9 por ciento, año tras año. Pero un aumento del 9 por ciento en el vapeo juvenil simplemente no suena tan aterrador como: el vapeo juvenil “se duplicó”. De nuevo, ese es el punto. El uso de números relativos versus números absolutos a menudo se emplea específicamente para hacer que algo parezca más importante.

Minimizar los detalles atenuantes. A las pocas semanas del anuncio de la FDA, la existencia de una epidemia de vapeo juvenil asumió el estatus de verdad indiscutible. Y la cuestión de cómo los cigarrillos electrónicos afectan la salud de los jóvenes eclipsó las consideraciones sobre los beneficios potenciales de los productos para adultos y los peligros que siempre acompañan a cualquier tipo de prohibición. Después de todo, la encuesta nacional había mostrado una duplicación en los números, con más del 20 por ciento de los estudiantes (uno de cada cinco) que ahora usaba nicotina. Excepto que, además de ignorar el hecho de que la mayoría de los jóvenes no estaban vapeando con regularidad, tanto la FDA como los medios ignoraron el hecho de que la encuesta no decía qué estaban vapeando.

El cuestionario NYTS preguntó a los estudiantes sobre el uso de “cigarrillos electrónicos”, que describe como “dispositivos alimentados por baterías que generalmente contienen un líquido a base de nicotina que se vaporiza e inhala”. Sin embargo, los investigadores han descubierto que la mayoría de los estudiantes que informan “vapear” en encuestas sobre cigarrillos electrónicos no usan nicotina.

Por ejemplo, un estudio realizado en 2016 encontró que aproximadamente el 65 por ciento de los estudiantes de 12°, 10° y de 8° grado que utilizan los cigarrillos electrónicos reportan usar “solo saborizado” sin nicotina. Investigación más reciente indica que una parte sustancial de los jóvenes que reportan “vapear” también consume cannabis. De hecho, el 50 por ciento de los estudiantes que informaron sobre cualquier uso de cigarrillos electrónicos y el 70 por ciento de los que informaron uso frecuente en la NYTS también dijeron que habían usado marihuana en los cigarrillos electrónicos.

Podría decirse que el detalle más importante ignorado en el pánico por el vapeo juvenil fue el hecho de que, a pesar de los temores sobre que el vapeo conduce al tabaquismo, las tasas de tabaquismo juvenil continuaron disminuyendo. De hecho, la tasa de tabaquismo entre adolescentes y adultos alcanzó un mínimo histórico en 2018 y desde entonces ha seguido disminuyendo. Pero la FDA y la mayoría de los medios de comunicación prestaron poca atención a los detalles sobre la frecuencia con la que los jóvenes estaban vapeando, qué estaban vapeando y qué efecto podría tener en la salud porque estos detalles podrían no producir el mismo nivel de alarma que la idea de una “epidemia” que, de nuevo, es el punto. Y funcionó.

En los años siguientes, no pasaría un día sin un nuevo titular sobre el problema del vapeo juvenil, las malvadas compañías de cigarrillos electrónicos dirigidas a los adolescentes o la necesidad de que las autoridades hagan algo. Como resultado, los condados y los estados han comenzado a prohibir los cigarrillos electrónicos, el gobierno federal aumentó la edad mínima para comprar tabaco a los 21 años, prohibió los sabores que no son de tabaco para los dispositivos de vapeo precargados y actualmente está considerando un grupo de restricciones adicionales para hacer que estos productos sean menos atractivos, más difíciles de obtener y más caros para los fumadores adultos.

Dado que los cigarrillos electrónicos, en particular los cigarrillos electrónicos con sabor, son el medio más efectivo para ayudar a los fumadores a dejar de fumar, esto no debe ser aclamado como una victoria. Pero, al menos entre aquellos moralmente opuestos al uso de nicotina, lo era. Ahora buscan exportar esa estrategia “exitosa” al resto del mundo.

El pánico americano en el fondo

A pesar de la evidencia irrefutable de que las formas no combustibles de nicotina son mucho más seguras que el tabaco combustible, una lista larga y creciente de países ahora prohíbe la venta, importación o incluso posesión de tales productos, como India, Brasil, Tailandia, Singapur y Uruguay. Cada vez que surge el debate sobre tales prohibiciones en cualquier país nuevo, invariablemente es seguido por intentos de infectar ese debate con un pánico al estilo estadounidense.

Un ejemplo reciente se ha desarrollado en Australia en los últimos meses, donde, aunque está prohibido el vapeo de nicotina, se estima que 300 mil vapeadores del país han logrado eludir la prohibición enviando nicotina desde el extranjero. Sin embargo, en junio, el ministro de Salud, Greg Hunt, amenazó con cerrar esa brecha prohibiendo la importación de nicotina a partir de julio, semanas antes de que el Parlamento regresara de sus vacaciones de verano. Las justificaciones para la prohibición fueron la “epidemia” de vapeo juvenil en Estados Unidos, la creciente incidencia de intoxicación por nicotina en Australia y el aumento del vapeo entre los adultos jóvenes.

Resaltar los datos más aterradores con el lenguaje más aterrador. Al anunciar su propuesta de prohibición, Hunt señaló el “aumento del 78 por ciento” en el vapeo juvenil en los Estados Unidos y recuperó una afirmación de que las intoxicaciones por nicotina en Australia se habían duplicado desde 2018, lo cual, según él, fue causado principalmente por “productos importados de dudoso calidad y seguridad”. No importa que la única razón por la que los australianos deben importar nicotina de dudosa calidad es porque el país prohibió el vapeo de nicotina. El lenguaje relativo que Hunt usa sobre las intoxicaciones ciertamente suena aterrador. Pero, como puede suponer, los números absolutos parecen mucho menos graves.

Minimizar los detalles atenuantes. La fuente del reclamo de Hunt proviene del Victorian Poisons Center que, como señaló Hunt en un comunicado de prensa, reportó 21 casos de intoxicación por nicotina en 2018 y 41 casos en 2019. Una mirada a los datos de 2018 (2019 aún no está disponible públicamente) muestra que en realidad se hicieron 100 llamadas al Centro relacionadas con “productos antitabaco”, que se define como chicle de nicotina, pastillas, parches, Chantix y cigarrillos electrónicos. Lo que esto significa, suponiendo que la cifra de Hunt sea correcta, es que mientras 21 llamadas estaban relacionadas con cigarrillos electrónicos, 79 llamadas estaban relacionadas con otros productos. Para poner eso en un tono de pánico: los productos que se venden legalmente sin receta en Australia causaron casi cuatro veces más intoxicaciones que los cigarrillos electrónicos, que Hunt quiere prohibir.

Gracias a la reacción de los vapeadores de todo el mundo, así como a los miembros de su propio gobierno, Hunt se vio obligado a retroceder en su prohibición propuesta, al menos temporalmente. Pero esto parece haber inspirado a los opositores del vapeo a esforzarse más en copiar las tácticas exitosas que inducen el pánico empleadas en los Estados Unidos. Más recientemente, parece que están tratando de replicar exactamente el truco que los activistas estadounidenses lograron con el NYTS 2018.

Cuando todo falla: Miente

El 16 de julio, el Instituto Australiano de Salud y Bienestar publicó los resultados de su encuesta nacional sobre el uso de drogas de 2019, que se realiza cada tres años. Según informes de prensa, como este en The Guardian, la encuesta descubrió que el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes no fumadores australianos se había cuadruplicado desde 2013.

Además, un impactante 65 por ciento de los adolescentes y el 39 por ciento de los jóvenes “informan que usan cigarrillos electrónicos a pesar de no haber fumado nunca”. Como es el punto, historias como esta seguramente sorprenderán a los australianos y estimularán los esfuerzos para mantener o incluso fortalecer la prohibición de vapeo de nicotina del país para controlar este problema. Por supuesto, al igual que con la “epidemia” de vapeo juvenil en Estados Unidos, el problema no existe; es un hocus pocus estadístico.

Los datos publicados por el Instituto Australiano de Salud y Bienestar son, sin duda, confusos. Entonces, al menos es posible que el autor del artículo de The Guardian simplemente erró al afirmar que el 65 por ciento de los adolescentes no fumadores reportaron “vapear”. Sin embargo, esto no es solo un desvío; es completamente equivocado.

Lo que muestran los datos es que, entre los encuestados que dijeron haber usado un cigarrillo electrónico en su vida, casi el 65 por ciento de los que tenían entre 14 y 17 años dijeron que no eran fumadores en el momento en que probaron un cigarrillo electrónico por primera vez (tabla 2.27). Primero, esto no significa que “nunca fueron fumadores”, solo que no habían fumado más de 100 cigarrillos en su vida; ni tampoco significa que continuaron usando un cigarrillo electrónico.

La encuesta, de hecho, indica que solo el 8 por ciento de los jóvenes de 14 a 17 años alguna vez probó un cigarrillo electrónico (tabla 2.19), y entre todos los encuestados que alguna vez probaron un cigarrillo electrónico, la mayoría, el 87 por ciento, lo probó solo una o dos veces y nunca más (tabla 2.28). Entonces, ¿cuántos jóvenes australianos no fumadores están actualmente “vapeando?” Por lo que revela la encuesta, casi ninguno.

Para acceder a la encuesta completa sigue el enlace

La encuesta define de manera desconcertante “uso actual” como el uso de cigarrillos electrónicos “diariamente, semanalmente, mensualmente o menos de lo mensual“. Funcionalmente, parece que cualquier uso en los últimos 12 meses cuenta como uso actual. Pero, incluso con esa definición amplia, la proporción de jóvenes no fumadores que actualmente usan cigarrillos electrónicos se ha mantenido sorprendentemente pequeña: en 1.3 por ciento entre los de 14 a 17 años.

En cuanto a la declaración sobre el “cuádruple” del uso de cigarrillos electrónicos entre los no fumadores, se puede ver en los números que esto es falso. Podrían decir con precisión que el uso actual de cigarrillos electrónicos entre los no fumadores aumentó un 75 por ciento entre los adolescentes y un 50 por ciento entre los adultos jóvenes. Pero aún sería engañoso, un excelente ejemplo de cómo el uso de términos relativos puede exagerar cambios insignificantes a números absolutos extremadamente pequeños.

Y así es exactamente como se generan los pánicos injustificados. No está claro si el autor del artículo de The Guardian pretendía engañar o simplemente malinterpretó los datos. Pero ciertamente podemos esperar más de este tipo de trucos estadísticos si el debate sobre si Australia debe continuar negando a los fumadores una alternativa que salve vidas tome el centro del escenario.

Publicación original: https://cei.org/blog/how-us-spreads-fake-vaping-fears


Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here