¿Qué se habló en el Foro Global de Nicotina 2020?

GFN: ciencia, ética y derechos humanos
Foto: www.erasmusu.com/ - Edición: VT

El Foro Global de Nicotina, que desde 2014 se realiza cada año en Polonia, es el principal evento internacional en el ámbito de la reducción de daños del tabaquismo y del consumo de nicotina. Por la pandemia del Coronavirus este año se celebró virtualmente el 11 y 12 de junio. Reunió a científicos, profesionales de la salud, reguladores, políticos, fabricantes y consumidores de todo el mundo en discusiones donde convergen las novedades científicas, los desafíos sociales y los aspectos políticos, sin olvidar las necesidades y la presencia del consumidor. 

Las discusiones comenzaron hablando de cómo los ataques al movimiento de reducción del daño del tabaco (THR) se han intensificado en el último año. Esto por el incremento de noticias falsas en redes sociales, la divulgación de estudios engañosos y campañas mediáticas poco éticas. También se destacó que es necesario un esfuerzo conjunto para que los consumidores puedan estar informados de manera veraz y completa sobre el potencial de los productos para el consumo de nicotina de bajo riesgo.

El director de la conferencia fue el profesor Gerry Stinson, director de KAC del Imperial College London, y antes parte de la London School of Hygiene and Tropical Medicine. Stinson dijo que la nicotina está entre las tres drogas favoritas del mundo. Destacó que si se separa del cigarrillo, los fumadores aumentarían su posibilidad de dejar de fumar y se salvarían muchas vidas. Sin embargo, dijo, los fumadores continúan siendo engañados por las campañas contra los productos de reducción de daños del tabaquismo. 

El profesor David Sweanor hizo eco de la misma idea. Dijo que defensores de la reducción de daños, expertos y partes interesadas debían usar los principios de la razón, la ciencia y el humanismo. Esto ayudaría a ver lo que está disponible y determinar qué se puede hacer. Stinson y Sweanor declararon que los fumadores probablemente cambiarían a vapear si los productos fueran más baratos y accesibles que los cigarrillos. Y Sweanor reiteró que hace años se sabe que separar la nicotina del cigarrillo es lo más seguro.

El anestesiólogo canadiense Dr. John Oyston habló sobre la importancia de un enfoque centrado en el paciente: “Creo que el tabaco es la verdadera pandemia. Incluso en este año, el tabaco está en camino de matar a cinco veces más personas que la COVID-19. Los cigarrillos electrónicos son mucho más seguros que los cigarrillos combustibles. Eso hace que no tenga sentido que permitamos que las personas sigan fumando cigarrillos”.

El Dr. Oyston, con casi 40 años de experiencia médica, dijo que los cigarrillos electrónicos podrían salvar cerca de seis millones de vidas en Estados Unidos. “La industria mundial del tabaco obtiene US $ 62 mil millones en ganancias a costa de siete millones de muertes cada año. Aceptan la muerte de la mitad de sus clientes como un sacrificio que tienen que pagar para ganar dinero”.

El foro estuvo de acuerdo en que el combo de malas regulaciones, leyes equivocadas, divulgación de fake news, desinformación y el mercado ilícito ha generado problemas serios en el último año. A esto se suma la crisis de lesión pulmonar que se apoderó de los Estados Unidos el año pasado, bautizada EVALI. Esta está asociada al uso de cigarrillos electrónicos con cartuchos de THC obtenidos en el mercado ilegal. Esta crisis fue ampliamente divulgada por la prensa mundial.

El director de Pro-Vapeo México, Dr. Roberto Sussman –profesor de la Universidad Nacional de México y articulista de The Vaping Today– dijo que ciertas partes se habían aprovechado de la crisis en Estado Unidos para difundir información errónea y miedo a vapear. Esto ha afectado la situación en escala local y global. “Se vio en muchas encuestas. Por ejemplo, el 66 por ciento de los estadounidenses pensaba incorrectamente que EVALI fue causada por Juul (una marca de cigarrillos electrónicos). Otros creían que había sido por dispositivos de vapeo. Desafortunadamente, solo el 28 por ciento pensó correctamente que este aumento de la enfermedad fue causado por líquidos ilegales para vaporizadores de THC”.

Después de completar las investigaciones en febrero, el CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos) finalmente asumió que el acetato de vitamina E está fuertemente vinculado al brote de EVALI. En consecuencia, emitió la recomendación de no usar productos de cigarrillos electrónicos o vapeo que contengan THC obtenidos de fuentes informales.

En esta edición del Foro, la oradora invitada para la principal ponencia (Michal Russel Oration) ha sido Louise Ross. Ella es una de las más importantes defensoras del vapeo. Administró el pionero servicio público para dejar de fumar de Leicester City (Reino Unido) entre 2004 a 2018. Allí adoptó el vaping como estrategia de reducción de daños. 

Todo el contenido de la edición 2020 y de años anteriores está disponible en el sítio web y en el canal de Youtube (en inglés). 


Discurso completo de Louise Ross

“Quiero agradecer sinceramente al equipo del GFN, particularmente a Gerry y Paddy, por pedirme que diera este discurso y por creer que yo era digna de este honor.

Esta introducción está tomada de un artículo publicado en 2017 por dos héroes míos, la profesora Ann McNeill y la Dra. Debbie Robson. El papel se llama Un hombre antes de su tiempo: las ideas de Russell sobre la nicotina, el tabaquismo, el tratamiento y la reducción del problema del tabaquismo. Esto es de su resumen:

Michael Russell fue uno de los primeros investigadores en explicar que fumar era un trastorno de dependencia causado por la droga nicotina décadas antes de que se reconociera formalmente. Vio rápidamente la importancia de suministrar nicotina en un formato menos dañino como una forma de controlar la abstinencia de la nicotina al dejar de fumar, primero estudiando el chicle de nicotina. 

Además de las farmacoterapias, la investigación de Russell también exploró el papel del apoyo conductual, particularmente el papel de los médicos generales (GPs), solo y con el apoyo de clínicas especializadas; esta investigación respalda las iniciativas en Inglaterra para reembolsar a los médicos por dar consejos a los fumadores y para proporcionar una red nacional de servicios para dejar de fumar. 

La investigación sobre la absorción de nicotina desde otros sistemas y rutas de entrega llevó a Russell a teorizar que la velocidad y la dosis de entrega afectaron la efectividad de un producto para actuar como un sustituto del tabaquismo. Comentó acerca de la adicción de las altas dosis de nicotina entregadas en rápida sucesión al fumar cigarrillos y argumentó que los sistemas alternativos de suministro de nicotina recreativa tendrían que promoverse activamente entre los fumadores para que pudieran competir con los cigarrillos. Un precursor de los debates contemporáneos sobre los cigarrillos electrónicos.

Solía perderme la Michael Russell Oration, porque mi avión aterrizaba aproximadamente a la hora en que comenzaba. Cuando trabajaba como gerente del Servicio para Dejar de Fumar [Stop Smoking Service], no tenía suficiente tiempo libre para venir antes. Pero ahora estoy jubilada y puedo hacer lo que me gusta, siempre y cuando no perjudique a nadie más. Y este año, por supuesto, ninguno de nosotros podría viajar a Varsovia (aparte del fantástico equipo de personas del GFN que viven y trabajan allí). 

Sé que estamos tristes por no poder ponernos al día con buenos colegas y amigos de confianza que no hemos visto en todo el año. Echaré de menos los abrazos y los gritos de placer mientras nos saludamos en el Sphinx e intentamos averiguar cuál es el sistema para pedir cerveza. No es que tuviera que preocuparme mucho, Paddy generalmente estaba allí con un vaso lleno para mí justo cuando estaba tratando de llamar la atención del barman.

Mis planes de jubilación en 2018 colapsaron a mi alrededor, ya que me diagnosticaron un tumor cerebral justo después de anunciar mi intención de retirarme. Después de lo que pensamos durante diez días que era una gripe, que estaba empeorando en lugar de mejorar, una resonancia magnética confirmó que los fuertes dolores de cabeza no iban a desaparecer por sí solos. 

Tuve que someterme a una espera tensa para recibir tratamiento, un largo día de cirugía para repararlo y un período agotador de rehabilitación. Impulsada por el tratamiento con altas dosis de esteroides (realmente te excitas mucho cuando estás tomando prednisolona) tuve que concluir urgentemente los flujos de trabajo, delegar el trabajo en conjunto a colegas conmocionados y deshacerme de todo lo que apreciaba a cambio de estar debajo de un manta en el sofá tratando de seguir la trama de episodios repetidos de Friends.

Sin embargo, el tratamiento funcionó. Aquí estoy, y lo único que notarán es un balbuceo ocasional por una palabra, junto con una leve cicatriz de Zombi en la parte posterior de mi cabeza.

Uno de los aspectos de mi trabajo de los que no tenía que preocuparme era el aprovechar al máximo el vapeo como una forma de ayudar a las personas a dejar de fumar. Mi fabuloso equipo había pasado de estar nervioso e inseguro en 2014, cuando nos calificamos por primera vez ecig-friendly, a tener confianza y conocimiento en 2018. (Por cierto, es importante tener en cuenta el lenguaje que usamos: intentamos donde sea que podamos no usar el término ‘ecigs’, prefiriendo ‘vape’. Realmente necesitamos alejarnos de las expresiones cigarrillos y fumar. Ellas son parte del gran problema de percepción, y el lenguaje simplemente lo perpetúa).

Recuerdo una acalorada conversación con el equipo, cuando tuve el desafío de los posibles daños. “¿Qué pasa si alguien usa una de esas cosas y tiene un ataque cardíaco?” Señalé que esto también sucede con las TRN [Terapias de Reposición de Nicotina], e incluso dejar de fumar sin ningún producto, porque fumar durante 40 años se lo hará a usted. Es más bien como mi meningioma: está sucediendo donde no se puede ver y un día, boom, se da a conocer. Sin embargo, esto era diferente: no había evidencia, ni investigación, ni autoridad, solo mi poderosa creencia de que esto era lo correcto.

Pero no siempre había pensado así. Cuando los usuarios de nuestro servicio y las personas que asistieron a las ferias de salud en las que me paré, contándole a la gente sobre nuestro servicio, comenzaron a mostrarme sus cigalikes y me dijeron que no tenían que acudir a nosotros porque habían solucionado el problema por su cuenta. Yo quedaba consternada e imaginaba todos los problemas que incluso hasta ahora se siguen utilizando para aniquilar mejores alternativas al tabaquismo: hacer que fumar sea normal nuevamente, atraer a los jóvenes para que los usen, posibles daños por usarlos cerca de otros. Escribí un artículo sobre mis preocupaciones para un periódico local. Un artículo al que se siguió, solo un mes más tarde, otro que decía que había cambiado de opinión.

Porque mi curiosidad se apoderó de mí, y unas semanas más tarde fui a la primera Ecig Summit en Londres, organizada por la increíble Amanda Strange, unas semanas más tarde. (En ese primer año, todos los que quisieron podían vapear adentro, y me sorprendió ver que no había un olor persistente o una capa de humo en el pasillo). Hablé con los consumidores sobre sus grandes dispositivos elegantes. Tom Pruen y Dave Dorn (desconocidos para mí en ese momento, pero mis maestros en el camino desde entonces) me enseñaron cómo hacer vape sigiloso. Me contaron sobre sabores, niveles, técnicas y, lo más importante, cómo fumar se había convertido en algo del pasado para ellos.

Lo que me llamó la atención cuando me mezclé con otros y obtuve sus puntos de vista fue la pasión con la que hablaron. Nunca había escuchado a los usuarios de TRN hablar así. En los Servicios para Dejar de Fumar, nuestro mantra es la famosa cita de Michael Russell, que la gente fuma por la nicotina pero muere por el alquitrán. Era evidente que aquí había una forma de liberar el potencial de una nueva y emocionante forma de darles a los fumadores nicotina limpia. 

Podríamos poner esta tecnología en manos de las familias que tenían que asaltar las cajas de ahorro de sus hijos por dinero en efectivo para comprar comida ese día, los que a pesar de quedarse sin aliento simplemente subiendo escaleras no podían dejar de encenderse un cigarrillo, las parejas con un nuevo bebé que fuman en cadena mientras miran con amor a su recién nacido, y a las personas que piensan que serán los afortunados que no van a contraer cáncer. (Un radiógrafo me dijo que cuando revisa las radiografías que acaba de tomar y le sonríe al paciente, con las palabras “tendrás una cita para recibir los resultados en una semana más o menos” su corazón se aprieta sabiendo, habiendo visto por sí mismo, que la sombra en los pulmones es indiscutiblemente cáncer).

En el Servicio para Dejar de Fumar tenemos muchas formas comprobadas de ayudar a las personas a dejar de fumar. Y para aquellos que participan y siguen nuestros consejos, obtenemos resultados bastante buenos. Alrededor de la mitad de los usuarios del Servicio logran dejar de fumar cuatro semanas después de que comienza su tratamiento, pero todo el modelo de servicio parecía haber fallado, y era el momento adecuado para algo nuevo. 

Los fumadores viven con la esperanza perpetua de que haya una varita mágica. Para algunos esto eran las TRN o el Champix, pero para miles más, bueno, habían renunciado a rendirse. Y debe recordarse que los SSS solo llegan a una pequeña proporción de personas que fuman. Es posible que algunos nunca vayan a buscar ayuda para dejar el tabaco, simplemente intentando por su cuenta, porque creen que esa es la mejor manera de hacerlo. Pueden pensar que pedir ayuda es un signo de debilidad o no quieren dar el control de sus vidas a otra persona. (Por supuesto, no controlamos nada, solo tratamos de ofrecer un buen entrenamiento y una estructura, junto con la motivación para tener éxito).

¡Sin embargo, pronto una nueva forma de dejar de fumar! Teníamos algo en la palma de nuestras manos, y sabía que este era el futuro. La diferencia fue tan marcada. No era un medicamento. No tenía un protocolo de prescripción. Los médicos no sabían qué decir al respecto. No dio hipo, irritación gástrica, erupción cutánea, náuseas, sueños locos. A la gente le gustaba usarlo. Lo describieron como una revelación. Les contaron a sus amigos fumadores y se pusieron completamente evangélicos al respecto.

Lamentablemente, no era solo mi decisión. A menudo se supone que cada Servicio para Dejar de Fumar puede actuar de forma autónoma y elegir el camino correcto para los usuarios de su servicio. Hay muchos niveles de gestión, incluidos los líderes políticos en el gobierno local, que tienen todo el poder de apoyar o negar lo que los practicantes quieran hacer. 

Tuve suerte. Había organizado mis argumentos, tenía un gerente increíblemente solidario e involucrado, Rod Moore, reuní algunas pruebas, incluidos testimonios personales de quienes habían cambiado, y me salí con la mía. La falta de evidencia positiva se reflejó en ese momento por la falta de evidencia negativa: sé por hablar con colegas ahora que los ataques de pulmón y corazón de palomitas de maíz por vapear, aunque son ciencia falsa, son obstáculos genuinos para abrazar la reducción de daños del tabaquismo.

Necesitábamos obtener información práctica sobre cómo usar estos dispositivos. Para ayudarnos, invitamos a Joe Lucas, del Ecig Wizard, a una reunión de equipo. Simplemente fuimos a su tienda a la vuelta de la esquina desde nuestra oficina y lo invitamos. No sé quién estaba más nervioso, él o nosotros, pero al final de la hora la tensión se había desvanecido cuando pacientemente nos instruyó sobre sabores, niveles, técnicas, precio. Y ha sido una fuente de asesoramiento gratuito desde entonces, incluida la creación de un servicio a medida para personas sin hogar que no podían cargar su vaporizador en ningún otro lado. Otros minoristas se han empeñado en ayudarnos también, incluido Brett Horton, quien se unió al grupo directivo libre de humo de confianza de salud mental e inició suministros de vaporizadores a pacientes, visitantes y personal, Darren Healey de E-burn, Christian Mulcahy y Fraser Cropper de Totally Wicked. 

Estoy en deuda con estas personas (y otras) por su generosidad y su apoyo. Proporcionaron muestras gratuitas, se las dimos a los usuarios del servicio. Dijimos: “estos no son medicamentos con licencia. Simplemente tenemos algunas muestras gratuitas, y puede obtener una si lo desea. No tiene que hacerlo, también tenemos TRNs. La mayoría de las veces la gente los tomó y le fue bien. Finalmente, la evidencia en términos de nuestras tasas de éxito y la satisfacción del usuario fue suficiente para comenzar a comprarlos, en lugar de depender de donaciones.

En 2015, estaba hojeando Twitter unas semanas antes de la conferencia anual para dejar de fumar organizada por el UKNSCC. Descubrí que había amenazas de piquetes en el evento por parte de personas enojadas de que los SSS tradicionales ni siquiera consideraran seriamente el vapeo. Me puse en contacto con el organizador, el Dr. Andy McEwen, diciendo que este era un gran problema de percepción pública. Rápidamente acordamos invitarlos al evento, no para que escucharan lo que estábamos haciendo, sino para que nos contaran sus experiencias.

Me sentí muy orgullosa de compartir una plataforma con Sarah Jakes, Lorien Jollye y Dave Dorn, presidida por Gerry Stinson, donde la salud pública, el abandono del hábito de fumar y las opiniones de los consumidores se unieron por primera vez como iguales. Fue la primera de muchas plataformas compartidas. Andy Morrison y yo hablamos juntos en Escocia, Robert Innes y yo en el noroeste de Inglaterra, y muchos más. Los profesionales de la salud siempre dijeron después de los eventos que la voz humana del consumidor era tan poderosa como la técnica, estadística o teórica.

Literalmente pensé que solucionaríamos el problema del tabaquismo en un par de años.

Pero como sabemos muy bien, la oposición se estaba reuniendo en silencio esperando su oportunidad, y luego salieron luchando. Con cada historia que salía en los medios de comunicación que generaba pánico sobre un nuevo temor a la salud relacionado con el vapeo se veía a los usuarios del servicio llegar a la clínica al día siguiente, golpear el vape gratuito que les habían dado y gritarle al asesor que habían leído que esto los mataría, y que iban a volver a fumar, porque al menos sabían dónde estaban con eso. Algunos irían a TRN, lo que retrasaría su recaída por fumar por un tiempo.

Pero había buenas noticias. Cuando hicimos las métricas, pudimos ver que más personas dejaron de fumar con vapeo que con TRN, y sabíamos que no había vuelta atrás. De vez en cuando, alguien de la tercera edad en nuestro propio departamento se enfurecería al respecto, afectado de la misma manera que el público cuando surgía una historia de miedo. Pero para entonces la evidencia estaba creciendo y no solo teníamos mi optimismo y mi tenaz creencia, sino también apoyo de respetadas organizaciones e importantes expertos.

Soy reacia a comenzar a nombrar personas personalmente, en caso de que olvide a alguien que merezca una ronda de aplausos, pero Public Health England, Action on Smoking & Health, Royal College of Physicians, el Centro de Estudios sobre el Tabaco y el Alcohol del Reino Unido, Cancer Research UK, Clive Bates y el Centro Nacional para Dejar de Fumar y Entrenamiento están en mi lista de heroicos influenciadores.

Desde el tiempo que dejé el Servicio para Dejar de Fumar de Leicester City, muchos otros servicios han adoptado el mismo enfoque para volverse vape-friendly, aunque lamentablemente un pequeño porcentaje todavía se niega a aprovechar estas oportunidades. Prefieren quedarse apegados con los tratamientos probados y testados (pero de limitada en eficacia) que han usado durante años.

Necesitamos que más fumadores intenten vapear. Necesitamos aquellos que usan ambos para cambiar por completo. Los verdaderos ganadores, para mí, son los que habrían seguido fumando si el vapeo no hubiera sido una opción.

Mujeres embarazadas, que dicen que les gusta vapear porque las nubes se parecen más a fumar que cuando usaban un inhalador. Si esto es lo que es importante para ellas, y se adhieren a ello, ¿quiénes somos nosotros para decirles que están equivocadas?

Las personas con problemas de salud mental, que descubren que después de años de haberles dicho que deberían usar parches, pueden disfrutar de un dispositivo que entrega rápidamente suficiente nicotina para mantenerlos felices, y que pueden disfrutar de la sensación familiar de algo a qué recurrir. Especialmente cuando descubren que el medicamento que toman para su estado de salud mental puede reducirse una vez que dejan de fumar, porque es el humo, no la nicotina, lo que hace que necesiten dosis más altas.

Personas sin hogar, que ya no tienen que levantar las nalgas del pavimento, pero que pueden aliviar su lucha diaria con un vaporizador.

Adolescentes (que no pueden comprar legalmente en el Reino Unido pero igual fumaban) que ya están en desventaja porque están en el sistema de justicia penal o en hogares de guarda o están utilizando servicios de salud mental. Puede que el vapeo no esté oficialmente disponible para ellos, pero haría cualquier cosa para cambiar el cigarrillo en sus manos por un vaporizador, para que no tengan que acurrucarse en la clínica ambulatoria de cáncer en los próximos años.

Las familias pobres, que estaban hundiendo casi todo su ingreso disponible en tabaco, le dicen a su asesor para dejar de fumar que nunca antes habían conocido un momento en que les sobrara dinero a fin de mes, porque el vapeo cuesta alrededor del 10% de lo que gastaron en cigarrillos.

Personas mayores con dedos artríticos que no pueden manejar los 5 clics necesarios para iniciar un vape-pen pero que pueden usar un pod y luego inspirar a su familia más joven para que lo intente.

Fumadores arriesgados que no pueden salir de la casa (o incluso de su cama) para quienes cambiarse al vapeo puede significar que no se prendieron fuego cuando se quedaron dormidos mientras fumaban.

Lo que une a todos estos grupos aparentemente dispares es el placer que pueden disfrutar al vapear para obtener nicotina. No tiene que ser difícil o desagradable. Si podemos dejar que sea algo en el continuum entre una tarea difícil y una forma de tortura, y convertirlo en parte de un continuum diferente entre algo a lo que uno se acostumbra y una forma de placer, haríamos que más personas dejen de fumar. Para que eso suceda, necesitamos que se permitan los sabores, que los impuestos se mantengan bajos, y si los líderes de salud van a hablar sobre cualquier cosa, pueden hablar sobre los beneficios, no los daños teóricos potenciales que les encanta soñar.

Y porque sé que liberar al vaper interno en los fumadores es una misión que vale la pena, hablaré con cualquiera que me escuche. Entonces, sí, he hablado con funcionarios gubernamentales, organizaciones nacionales, regionales y locales, organizaciones benéficas, profesionales de la salud, representantes de la industria de todas las partes. Hablaré con cualquiera que me invite porque es bastante simple: fumar menos equivale a más cumpleaños. Si la gente quiere dejar de fumar, los apoyaré con el método que elijan, y los ayudaré guiándolos hacia el método más efectivo. Y eso podría ser diferente de lo que funcionó para su vecino o su pareja.

No me corresponde a mí ni a ninguna otra persona que piense que sabe dictar lo que deben usar, ya sea parches, oraciones, tabletas, cold turkey, vaporizador, productos del sector independiente o productos de la industria del tabaco, o snus, o bolsas de nicotina que no sean de tabaco, o tabaco calentado; estaré feliz de ver caer las tasas de tabaquismo. Pero en mis años en el Servicio de Dejar de Fumar, nunca he visto un producto que muestre la promesa y el éxito real que un vaporizador le brinda a la persona que ha querido dejar de fumar.

Cada fumador tiene una historia que contar; cada fumador que cambia lo cuenta con entusiasmo, orgullo, pasión, misión, que me emociona cada vez que escucho su historia. Quiero que cada científico y legislador escuche estas historias y se pregunte sobre sus especulaciones precautorias, prohibicionistas y santurronas, sobre qué daños podrían surgir en las próximas décadas o si no deberían usar nicotina en absoluto, si vale la pena negar a los fumadores aquí y ahora el derecho a usar nicotina sin fumar”.

Louise Ross, 11 de Junio de 2020.


Este artículo lo produjo el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here