Sheer Heart Attack

Sheer Heart Attack

Harry Shapiro escribe sobre la revisión de la Directiva Europea sobre Productos de Tabaco y los sesgos que probablemente habrá en ella.

Los fanáticos de Queen reconocerán en el título de este artículo el del álbum de 1974 de esta banda de rock. Pero no teman: lo que sigue no es un intento de vincular el rock con la reducción del daño del tabaco. En cambio, es un ejemplo más de cómo las organizaciones científicas y médicas internacionales ponen en riesgo la vida de millones de fumadores al continuar difundiendo mentiras sobre los ‘peligros’ de los productos de nicotina más seguros.

El próximo año se revisará la Directiva Europea sobre Productos de Tabaco (TPD) para ver si es necesario modificarla. Una parte importante del proceso será el estudio del informe encargado al Comité Científico de Salud, Medio Ambiente y Riesgos Emergentes de la UE (SCHER).

En 2018 la Red de Agencias de Asesoramiento Científico de la Unión Europea (ANSA) publicó un informe que analiza cómo las agencias de la Unión abordan la incertidumbre científica en sus diferentes esferas de especialización. El informe concluyó que en las 12 agencias de la red hay diferencias inevitables en cuanto a lo que se considera incertidumbre científica, ya que dependen del tipo de datos que se utilizan para la evaluación científica. Por ejemplo, está la diferencia entre conjuntos de datos clínicos o toxicológicos frente a estudios de población en ciencias sociales.

A pesar de esto, ANSA dijo que las agencias deben encontrar un equilibrio al comunicar incertidumbres “veraces” sin llegar a dar una interpretación de que “nada se sabe”. “Encontrar este equilibrio es un objetivo principal de la comunicación de riesgos y es de fundamental importancia en todas las agencias”.

Falta de equilibrio

En este sentido, SCHER necesita encontrar el equilibrio adecuado al presentar su opinión utilizando toda la evidencia disponible de lo que se conoce. No debe excederse en el principio de precaución al establecer posibles impactos dañinos de las innovaciones. El problema es que su opinión tiende a considerar más los riesgos que los beneficios.

La evaluación abordará el papel de los dispositivos de vapeo, en relación con:

  • Su uso y efectos adversos para la salud (es decir, efectos a corto y largo plazo);
  • Riesgos asociados con su diseño técnico y composición química (por ejemplo, número y niveles de sustancias tóxicas) y con el marco regulador de la UE existente (por ejemplo, concentración y límites de nicotina);
  • Su papel como puerta de entrada al tabaquismo/iniciación al tabaquismo (centrándose especialmente en los jóvenes);
  • Su papel en la cesación del tabaquismo tradicional”.

Con esto como punto de partida, SCHER publicó una opinión preliminar de 117 páginas sobre los cigarrillos electrónicos. Teniendo en cuenta que los cigarrillos electrónicos están disponibles desde 2006, el comité ha determinado que hay:

  • Un bajo riesgo de problemas respiratorios;
  • Evidencia generalmente débil de carcinogénesis;
  • Falta de datos consistentes para cualquier resultado clínico adverso adicional;
  • No hay datos sobre los posibles efectos adversos de los aromas;
  • Solo un rango de evidencia débil a moderado en toda la gama de posibles riesgos clínicos para los espectadores. (No se encontró evidencia del mundo real).

Así las cosas, el balance no es terrible. Pero como saben muchos de quienes abogan por la reducción de daños del tabaquismo, la abierta hostilidad de la OMS ha llevado la calidad de sus “pruebas” a niveles subterráneos.

Los representantes de la OMS se relacionan con SCHER, y los funcionarios de control del tabaco de la UE y la OMS generalmente trabajan mano a mano. No es de extrañar entonces que SCHER imagine que hay pruebas “sólidas” que relacionan los cigarrillos electrónicos con las enfermedades cardiovasculares a largo plazo. Esto coincide con las conclusiones del documento de la OMS sobre el tabaco y las enfermedades cardíacas publicado recientemente. El documento de la OMS no distingue entre productos de tabaco combustibles, donde la evidencia es fuerte, y productos no combustibles, donde la evidencia simplemente no existe. La hay, sin embargo, si se elige aceptar evidencia tan desacreditada como la de Bhatta y Glantz (citada en el documento de la OMS), cuyo artículo fue retractado por la revista que lo publicó. Los autores afirmaron que el vapeo había causado ataques cardíacos, pero estos ocurrieron en el grupo de fumadores antes de vapear.

Una de las partes más preocupantes del documento de SCHER es la conclusión. Sin evidencia creíble afirman que el vapeo es una puerta de entrada a fumar para los jóvenes y que los sabores contribuyen a la iniciación y el uso. Además, SCHER concluye que hay poca evidencia de la efectividad de los cigarrillos electrónicos para ayudar a los fumadores adultos a dejar de fumar.

Esta opinión puede perjudicar la salud de los fumadores que intentan dejar de fumar. Activistas de las ONG y de las organizaciones médicas y de salud pública han mostrado poco interés en la salud de los fumadores adultos: deje de fumar o muera. En cambio, toda la atención se ha centrado en los jóvenes y las fabricaciones en torno a la “epidemia” del vapeo. Y este es el tipo de información que tendrá más peso para los políticos que buscan una buena oportunidad de señalar la virtud de la prohibición, posición que será reforzada por la negativa a reconocer el papel del vapeo en la cesación del tabaquismo.

Como se mencionó, los funcionarios de control del tabaco de la UE trabajan mano a mano con sus homólogos de la OMS en Ginebra. Estos últimos han dejado claro que el uso recreativo de la nicotina es inaceptable porque la sustancia en sí es ‘adictiva’. No importa que la evidencia de daño físico, psicológico y social a largo plazo sea mínima. Entonces, como las conclusiones se inclinan hacia la protección de los jóvenes frente a un problema en gran parte inexistente, y sin compensaciones por el cambio para los adultos (a menos que dejen la nicotina por completo), las perspectivas de la reducción de daños en el TPD parecen sombrías.

Conferencia fallida

¿Cuándo un evento de acceso abierto no es un evento de acceso abierto? Cuando lo organiza una agencia internacional de control del tabaco. La Conferencia Mundial sobre Tabaco invitó a los delegados a un seminario web en línea. Se anunció como una “cumbre de liderazgo sobre el control del tabaco”. Todos son bienvenidos. Bueno, no todos. Los aspirantes a delegados deben declarar que:

No tengo intereses, pasados ​​o presentes, en ninguna entidad de la industria del tabaco, ENDS/ENNDS o farmacéutica, incluidos:

(a) ningún fabricante, distribuidor, importador o minorista de las industrias mencionadas anteriormente;
(b) cualquier matriz, filial, sucursal o subsidiaria de cualquier fabricante, distribuidor, importador, minorista de las industrias mencionadas anteriormente, o
(c) grupo principal o cualquier individuo o entidad, como, entre otros, un grupo de interés, grupo de expertos, organización de defensa, abogado, bufete de abogados, científico, cabildero, agencia de publicidad, empresa o fundación, que representa, recibe fondos o trabaja para promover los intereses de las industrias mencionadas anteriormente.

Tenga en cuenta que la Fundación para un Mundo Libre de Humo se considera un grupo de fachada de la industria tabacalera“.

Es interesante que aquellos que tengan alguna conexión con las grandes farmacéuticas estén excluidos. Por eso Matt Myers, de la Campaña por los Niños Libres de Tabaco, no necesita molestarse, ya que su organización fue creada y recibe fondos de la fundación benéfica Johnson & Johnson. Cualquiera de la Fundación Gates está ciertamente excluido, al igual que el personal de la OMS. De hecho, en virtud de la redacción, se podría excluir a todos los siguientes: 

  • Cualquier persona que reciba una pensión que incluya productos farmacéuticos en la cartera; 
  • Cualquier persona que alguna vez haya recibido dinero del Acuerdo de conciliación maestro (como la iniciativa Truth de reducción de daños contra el tabaco);
  • Cualquiera que haya sido compensada por abogados que hayan demandado con éxito (y por lo tanto hayan recibido fondos de) las industrias farmacéutica o del tabaco; 
  • Todos aquellos involucrados en la investigación clínica sobre NRT o medicamentos para dejar de fumar que utilizan productos financiados por la industria farmacéutica.

Y lo mejor para el final. Despídase del presidente del seminario web, el profesor Luke Clancy, director general del Instituto de Investigación sin Tabaco de Irlanda, Dublín. Clancy fue asesor de Pfizer. En resumen, según la estricta letra de la declaración, este evento en línea prácticamente no tendrá delegados.


Publicación original: https://nicotinepolicy.net/blogs/harry-shapiro/3868-harry-s-blog-105-sheer-heart-attack

Este artículo fue traducido y adaptado al español por el equipo de Vaping Today. Si encuentra algún error, inconsistencia o tiene información que pueda complementar el texto, comuníquese utilizando el formulario de contacto o por correo electrónico a redaccion@thevapingtoday.com.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here